Un vecino de Barbate que le rompió tres dientes a otro acepta dos años

  • En el transcurso de la pelea, ocurrida en 2012, el agresor tiró al suelo a la víctima de un puñetazo

El autor de los hechos llegó a la Audiencia de Cádiz procedente de prisión por otras causas judiciales. El autor de los hechos llegó a la Audiencia de Cádiz procedente de prisión por otras causas judiciales.

El autor de los hechos llegó a la Audiencia de Cádiz procedente de prisión por otras causas judiciales. / d.c.

La Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a un vecino de Barbate a la pena de dos años de prisión por romperle tres dientes a otro en el transcurso de una pelea que ocurrió en 2012. Además, debe indemnizar al lesionado en la cantidad de 2.500 euros por los daños causados.

El barbateño, F.J.L., evitó ayer la celebración del juicio toda vez que las partes personadas en este procedimiento llegaron a un acuerdo. Así, el acusado aceptó la autoría de los hechos, la fiscal rebajó su petición de cárcel de cuatro a dos años en virtud a las dilaciones indebidas muy cualificadas apreciadas en este caso y el tribunal de la Sección Tercera dictó sentencia de conformidad y, por lo tanto, firme.

El ahora condenado debe indemnizar al lesionado en la cantidad de 2.500 euros

Ha quedado probado pues que el 8 de enero de 2012, sobre las 15:30 horas, el ahora condenado se encontró con otro vecino de la localidad de Barbate, M.P., en la urbanización El Pinar cuando se inició una discusión entre ambos. Durante la pelea M.P., con ánimo de menoscabar la integridad física de F.J.L., lo golpeó en la espalda con un hueso de jamón. A su vez, F.J.L. dio un puñetazo en la mejilla a M.P. y lo tiró al suelo, donde siguió pegándole en la cara y en la boca.

Como consecuencia de esta trifulca, M.P. sufrió lesiones consistentes en herida inciso contusa en mejilla izquierda, pérdida de un incisivo y dos caninos y movilidad de la dentadura, erosión en codo izquierdo y región fronto temporal, herida inciso contusa en región retroauricular izquierda y contusión costal que precisaron para su curación de varias asistencias facultativas.

La víctima presenta como secuelas una cicatriz lineal de 0,8 centímetros en la zona malar izquierdo y pérdida de los dientes.

El agresor también sufrió heridas de menor entidad que sólo requirieron de una única asistencia médica para su sanación.

Se da la circunstancia de que F.J.L. acudió ayer a juicio procedente de prisión por otras causas judiciales previas por delitos contra la salud pública.

Asimismo, M.P., quien supuestamente golpeó a su atacante con un hueso de jamón, también llegó a la Audiencia Provincial de Cádiz en calidad de acusado, si bien el tribunal consideró que, en su caso, el delito de lesiones había prescrito.

El condenado tiene de plazo hasta el 15 de enero de 2018 para abonar los 2.500 euros de indemnización decretados en sentencia. Una vez que pague esta compensación económica, la Audiencia de Cádiz decidirá si se suspende o no la ejecución de la pena privativa de libertad impuesta al acusado en este procedimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios