La urbanización de la nueva avenida de Astilleros de Cádiz y sus quince pretendientes

La escasez de obra pública ha generado una competencia feroz entre empresas para hacerse con los pocos concursos atractivos que se presentan en la provincia. Ahora mismo uno de los de mayor interés está en Cádiz y es la urbanización de la avenida de Astilleros. Un total de 15 empresas han presentado ofertas para una obra cuyo coste no debe de exceder de algo más de 500.000 euros y que en el pliego obliga a la que sea la adjudicataria a realizarla en un plazo máximo de cuatro meses.

Como se podrá ver en los próximos meses, ésta es una partida en la que parte de la liquidez es aportada por los 16 millones de los que dispone el plan Invierte de Diputación. Si otras ayudas europeas empiezan a concretarse, las licitaciones serán más habituales y las empresas no se verán tan necesitadas de lanzarse a lo que hay, pero mientras tanto cada obra que salga a licitación va a tener muchas novias.

Además, hay un montante de inversiones de importancia dependientes de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz que van a volver a hacer atractivo intentar trabajar en una provincia de la que han desaparecido, por extinción o inmigración, muchas empresas que hicieron muchas rotondas y muchos viales.

Un episodio que demostró lo que se ha vivido en obra pública se produjo en El Puerto hace cuatro años cuando se adjudicaron las obras de dos parking subterráneos, uno junto al río y otro bajo la plaza de toros. La triunfadora resultó ser Gyocivil y hubo impugnaciones y una batalla nada soterrada por parte de las otras competidoras que consideraron que el concurso no había sido limpio.

Esta situación era absolutamente impensable en lo que en el sector de la construcción se conoce como la 'década prodigiosa', cuando había trabajo para todos y se sabía que si se perdía en un concurso se ganaba en otro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios