patrimonio

La última cruzada de los Ruiz-Mateos

  • Un yerno del que fuera dueño de Rumasa busca frenar en los Juzgados la compra del antiguo museo familiar por parte del Ayuntamiento roteño"

  • "Quieren acabar con el apellido", denuncia

Imagen retrospectiva del museo Ruiz-Mateos, en la calle Isaac Peral de Rota, que hoy está totalmente vacío. Imagen retrospectiva del museo Ruiz-Mateos, en la calle Isaac Peral de Rota, que hoy está totalmente vacío.

Imagen retrospectiva del museo Ruiz-Mateos, en la calle Isaac Peral de Rota, que hoy está totalmente vacío. / d.c.

"En Rota hay odio hacia José María Ruiz-Mateos, pese a que es Hijo Predilecto de la ciudad y pese a todo lo que hizo por esa ciudad. Quieren acabar como sea con el apellido y eso es lo peor de todo". Quien habla es Tonino Biondini, uno de los yernos del desaparecido empresario roteño y que ha iniciado una batalla judicial en defensa del patrimonio y, en especial, del apellido de su familia política.

La que puede ser la última cruzada de los Ruiz-Mateos en Rota tiene como campo de batalla la antigua casa familiar ubicada en la céntrica calle Isaac Peral, que fuera durante años el Museo Ruiz-Mateos y que ahora, tras años de abandono y totalmente vacía, pretende ser adquirida por el Ayuntamiento roteño de cara a convertirla en el nuevo Museo municipal de Rota.

La operación de compraventa parecía lanzada tras lograr el Ayuntamiento roteño el jueves pasado la pertinente luz verde del pleno para comprarle esa finca a su actual dueño, el Banco Santander, por un importe de 230.000 euros, según la cifra aportada por el propio gobierno local. Sin embargo, sobre estas gestiones municipales surgen ahora unos inesperados nubarrones ante la aparición de este yerno de Ruiz-Mateos, que reclama la propiedad del inmueble.

En concreto, Tonino Biondini explica que, después de tres meses de negociaciones, el 13 de junio de 2016, y ante notario, cerraba con la referida entidad bancaria un contrato de promesa de compraventa según el cual él tenía 30 días naturales para comprar este inmueble. Pero cuando quiso hacer efectivo ese acuerdo, abonando los 190.000 euros aceptados por ambas partes, se encontró con el rechazo del banco.

El siguiente paso que dio Biondini fue presentar el año pasado una demanda contra la mencionada entidad bancaria por supuesto incumplimiento contractual que fue admitida a trámite por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Rota el 30 de octubre de 2017.

La primera consecuencia de todo esto es que para este jueves 26 de abril está convocada una vista en el referido Juzgado roteño para tratar esta demanda. Biondini, incluso, ha solicitado que se adopten medidas cautelares que, en el caso de ser aceptadas, podrían frenar la operación de compra por parte del Ayuntamiento roteño.

Cabe destacar igualmente que este yerno de Ruiz-Mateos ya ha dado traslado oficial de todos estos hechos al Consistorio de Rota, al que ha advertido de la comisión de un posible delito en el caso de querer seguir adelante con esta adquisición.

El Museo Ruiz-Mateos era propiedad de Zoilo Ruiz-Mateos, padre del empresario roteño que fuera el fundador de Rumasa, y en sus dependencias se exponía buena parte de los bienes de la familia. Sin embargo, la finca fue embargada por el Banco Santander hace ahora unos cuatro años tras la nefasta gestión de Nueva Rumasa, un fiasco que Biondini atribuye a sus cuñados pero no a su suegro, de quien sólo habla maravillas.

Ahora Biondini lamenta "el saqueo que se ha producido" en un Museo que está totalmente abandonado. Pese a ello quiere recuperar en los tribunales una finca que dice que es suya "para regalársela a mi mujer, pero, sobre todo, para salvar un apellido que muchos en Rota quieren enterrar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios