"Fue un susto terrible", dice la familia asaltada en un chalé de Jerez

  • Uno de los inquilinos afectados aún permanece en la UCI por un infarto

"Sufrimos un susto terrible, es que todavía no podemos creerlo", dice, nerviosa aún, una de los miembros de la familia jerezana que sufrió un asalto en su chalé, de la zona de Montealto, la madrugada del pasado domingo, cuando dos ladrones entraron en la vivienda, sobre las 04.00 horas, y retuvieron a un matrimonio hasta lograr un botín de apenas 1.000 euros y algunos efectos, según ha conocido este medio de fuentes de la investigación.

La familia afectada prefiere no hacer más declaraciones, sobre todo, ante el estado de salud del principal afectado, de unos 50 años. El hombre se encuentra ingresado en la UCI del hospital de Jerez en un estado estable, pero preocupante, como señalaron fuentes del Servicio Andaluz de Salud (SAS). Esta persona padece del corazón: había sufrido otro infarto hace apenas un mes.

La Policía baraja cualquier hipótesis sobre los sospechosos, desde que sean delincuencia extranjera a nacional que 'copia' esos métodos importados, para identificar y detener a los delincuentes que lograron sortear las medidas de seguridad de la vivienda, aunque lo más probable es que pudieran entrar por la misma puerta principal, y sorprender, cuando dormían, al matrimonio en la planta inferior de la vivienda expoliada.

Una tercera persona descansaba en el piso superior y no se apercibió de nada. Sin embargo, la pareja se despertó ante los ruidos que hicieron los delincuentes que, al parecer, les retuvieron una hora aproximadamente sin causarles daños personales mientras que el afectado, con gran sangre fría, intentaba tranquilizarlos.

El suceso ha pasado auténticamente desapercibido entre el resto de los vecinos. Algunos de ellos sólo se conocen de vista. Ayer mismo, ciudadanos consultados por este medio y que, como la familia afectada, prefieren que se preserve su anonimato, decían que "lo sabemos por el periódico" y destacaban que Montealto, poco poblado y con viviendas muy diseminadas, "carece de vigilancia y eso que la Policía está cerca".

Horas antes el presidente de la asociación de vecinos de Montealto, Juan Manuel Pardo Domecq, señala que "la seguridad es un auténtico desastre. El robo de ayer (por el asalto del domingo) corrobora esa carencia". Una mujer del mismo entorno relata que sufrió, en verano de 2006, un robo de similares características. Otros delincuentes entraron de noche, y sin que se despertaran tanto ellos como sus hijos, sustrajeron efectos "revolviéndonos todo. Hasta los pantalones de mi marido. Las casas tienen alarma y otras medidas de seguridad, pero...".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios