El juez suspende las multas impuestas al alcalde de Arcos por los impagos

  • Responde así al recurso del Ayuntamiento que argumentaba su voluntad de pagar a los proveedores

El alcalde de Arcos compareció ayer ante los medios. El alcalde de Arcos compareció ayer ante los medios.

El alcalde de Arcos compareció ayer ante los medios.

La Justicia ha decidido suspender las multas coercitivas con las que el alcalde de Arcos, Isidoro Gambín, había sido castigado por los impagos que el Ayuntamiento de este municipio arrastra con proveedores.

El Juzgado de Jerez, que le había impuesto multas personales por deudas municipales de hacía 20 años, ha admitido a trámite los recursos que el regidor había presentado en los que explicaba la deficitaria situación de las arcas municipales y la disposición de la institución local para buscar fórmulas de pago y saldar con los empresarios.

Ahora el juez ha resuelto quitar al alcalde una multa de 500 euros mensuales y otra de 200 euros, que debía abonar de su bolsillo hasta que el Consistorio no pagara, por ejemplo, a uno de los proveedores el importe de 150.000 euros en concepto de intereses por una deuda de hacía dos décadas. Algo que se le hacía cuesta arriba a la institución municipal que sufre graves problemas de liquidación, con lo que el regidor se veía ya abocado a desembolsar de su nómina estas multas. También, el Juzgado ha suspendido el importe coercitivo de 500 euros mensuales que le había impuesto a la delegada municipal de Hacienda, María José González. Ni el alcalde ni la concejala han tenido que poner ni un euro desde que se le notificaran las multas ya que presentaron un recurso contra esta decisión.

"Desde el Juzgado han entendido que estamos haciendo todo lo posible para poder pagar a los proveedores. Es justo que estos cobren sus pagos", incidió ayer el regidor del Partido Socialista, que lleva poco más de dos años en el sillón de la Alcaldía y se ha encontrado otros 40 apercibimientos por otras deudas heredadas de los anteriores gobiernos, aunque no se han materializado en multas coercitivas hacia su persona o hacia alguno de sus concejales.

En este sentido, Isidoro Gambín sustanció su recurso contra las multas coercitivas que le impuso el juez hace unos meses, argumentando que el Ayuntamiento de Arcos ha abierto una ronda de contactos para pedir ayudas a las instituciones superiores. Entre ellas, está pendiente de respuesta de una subvención de casi cinco millones de euros que el equipo de gobierno socialista ha solicitado al Ministerio de Hacienda para el pago de sentencias firmes a proveedores. El regidor de Arcos ha reiterado en varias ocasiones que estas multas eran un "hecho desproporcionado" aunque fueran justas en términos jurídicos.

En su caso, se le condenaba por los intereses de demora de una deuda fechada en 1997, que ascendía a 600.000 euros y que el propio Gambín pagó finalmente en cuanto llegó a la Alcaldía en 2015.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios