La finca ruinosa de San Ildefonso no es de titularidad municipal

  • El Ayuntamiento intentó venderla pese a haberla cedido a la Junta hace más de una década

Finca abandonada junto a la comunidad de vecinos de San Ildefonso. Finca abandonada junto a la comunidad de vecinos de San Ildefonso.

Finca abandonada junto a la comunidad de vecinos de San Ildefonso. / C.P.

El Ayuntamiento de Puerto Real se ha desentendido del problema denunciado por los vecinos de la comunidad de vecinos San Ildefons', situada en la calle del mismo nombre, junto a la Plaza de San Telmo. Éstos dicen que llevan más de seis años reclamando que se intervenga en una finca colindante, en la calle Factoría de Matagorda, reconocida hasta ayer por el propio concejal de Urbanismo, Antonio Villalpando, como "de titularidad municipal".

Pero en todos estos años de reclamaciones vecinales, parece ser que nadie se había percatado de que la casa, en estado ruinoso y plagada de ratas y colonias de gatos, no es un bien de titularidad municipal sino de la Junta de Andalucía desde hace más de una década. De hecho, como "cedida" figura en el catálogo de bienes inmuebles del nuevo portal de transparencia del Ayuntamiento.

La finca fue adquirida por el consistorio a principios de los 90. El propio Villalpando conoce bien la historia, pues era su familia la anterior propietaria del inmueble. Tras años de inactividad, en agosto 2004 se aprobó en el pleno municipal ceder el inmueble a la Consejería de Obras Públicas y Transporte para la construcción de viviendas sociales. Cuatro años más tarde, con el permiso del Ayuntamiento, la consejería la cedió a la actual Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA).

Aunque en todos estos años no se ha realizado ninguna promoción de viviendas, incumpliéndose la finalidad de la cesión, el Ayuntamiento de Puerto Real no inició el expediente para revertir la cesión de la finca y la titularidad sigue siendo de la Junta.

Mientras tanto, el edil de Urbanismo y otras delegaciones municipales intentaban colocar este espacio a posibles inversiones y se iniciaban contactos con instituciones universitarias para ceder el edificio para uso público.

En definitiva, se buscaban alternativas para no tener que hacer frente al necesario adecentamiento de este espacio en pleno centro, que reclaman con insistencia los vecinos. "Hemos estado a punto de cometer una ilegalidad porque buscábamos inversiones para un espacio que no es nuestro", dijo ayer Villalpando a este periódico, poco después de pedir perdón por "intentar solucionar un problema que no nos compete".

Aunque en condiciones normales podría suponer una decepción descubrir que una finca que se pensaba municipal realmente no lo es, lo cierto es que el Ayuntamiento no oculta que se ha quitado un peso de encima. La finca podría volver a manos del municipio. Para ello sólo tendría que iniciarse el expediente de reversión. Sin embargo, ayer mismo anunció Villalpando que no se va a hacer "por no tener capacidad para iniciar obra alguna".

Hace sólo unas semanas el propio Villalpando, en declaraciones en este periódico, se comprometió a buscar una salida al edificio mediante la venta a un inversor o mediante la cesión a alguna institución como la Universidad de Cádiz. El siguiente paso, si no se conseguía antes de que finalice el año, sería realizar una intervención con fondos propios pero sólo con el objetivo de solucionar algunos de los problemas que denuncian los vecinos del bloque colindante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios