El río baja casi un metro

  • El año nuevo da un respiro a los vecinos de la ribera del Guadalete en Jerez. Los evacuados volverán a sus casas una semana después de acabar los desembalses

El primer día de 2010 dio un respiro a los vecinos de La Greduela, La Ina y Las Pachecas, principales asentamientos ribereños afectados por el desborde del río Guadalete en Jerez. La ausencia de precipitaciones durante buena parte del día de ayer permitió que el nivel del río descendiera casi un metro a lo largo de la jornada. Concretamente, si el pasado sábado el río ofrecía su mayor cota en años, con 6,59 metros, ayer la altura había bajado hasta los 5,83, es decir, 76 centímetros menos.

La parte negativa estriba en los pronósticos meteorológicos, que apuntan a que a partir del domingo las lluvias volverán a la ciudad. Al principio lloverá sin excesiva fuerza, si bien al día siguiente, el lunes, se abre la posibilidad de que caiga sobre la ciudad alguna que otra tormenta de carácter fuerte. La alegría, como se puede comprobar, no durará mucho, "si bien agradecemos este respiro que nos dan las lluvias". De esta forma se expresaba ayer la delegada municipal de Seguridad y Movilidad, Carmen Martínez, quien destacaba la forma en que el río ha bajado de nivel en las últimas horas "a pesar incluso de que se está desembalsando agua en el curso alto del Guadalete". Esos desembalses remiten al cauce del río el nada despreciable caudal de 107.000 litros por segundo, según datos de la Agencia del Agua.

El departamento de Seguridad del Ayuntamiento de Jerez no se ha tomado ningún tipo de confianza tras este respiro dado por el río y el cielo. La concejala Carmen Martínez apunta que "mantenemos el mismo retén, porque pese a la mejoría las predicciones meteorológicas siguen dando agua para los próximos días y no nos podemos relajar. Hasta el preciso momento en que el Guadalete vuelva a su caja (cauce) no se podrá empezar a hablar de normalidad", destacó ayer la delegada de Seguridad, quien añadió que las previsiones municipales apuntan a que los vecinos de la ribera del Guadalete no podrán volver a sus viviendas "hasta una semana después de que concluyan los desembalses de los pantanos de la cuenca alta". A este respecto cabe señalar que la zona del río sigue estando en alerta amarilla por riesgo de lluvias torrenciales.

Cabe destacar que se mantiene activado el Plan de Emergencia Municipal, tal y como se ha hecho desde el pasado día 19 de diciembre, a pesar de la ya referida mejoría meteorológica.

Al cierre de esta edición no se tenía constancia de que el desbordamiento del río Guadalete hubiera afectado a nuevas viviendas. Las zonas más afectadas siguen siendo los asentamientos rurales de Las Pachecas, La Greduela, La Ina y La Corta.

En cuanto al estado de las carreteras, la Dirección General de Tráfico ha informado que la mayor parte de las carreteras cortadas por las lluvias en Andalucía se concentra en la provincia de Cádiz, donde la lluvia mantiene cerradas a la circulación las carreteras CA-9104 y CA-9112 en Zahara desde sus kilómetros 0 al 15 y el 9 respectivamente. En Paterna de Rivera, la CA-6200 está cerrada por lluvia entre ambos sentidos del kilómetro ocho. En Bornos, la carretera CA-6101 está cerrada por lluvia en ambos sentidos en el kilómetro 2 mientras que en Jerez la lluvia mantiene cerradas al tráfico rodado las carreteras CA-4107, CA-3112, CA-3113, CA-3110, CA-8200 y la CA-9101.

Protección Civil reiteró ayer su llamamiento a la prudencia para que la población adopte las medidas elementales de precaución y atienda las recomendaciones e indicaciones del personal que trabaja en el Plan de Emergencia Municipal, integrado por las delegaciones de Seguridad, Medio Rural; Medio Ambiente; Vivienda e Infraestructura; Urbanismo y Bienestar Social, así como por Policía Local, Policía Nacional, Guardia Civil, 112 y Bomberos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios