El tango ribereño abrió el Carnaval de Puerto Real con la añoranza de su coro

  • El homenaje a Antonio García transportó al público a la época dorada del Carnaval de la Villa con lleno absoluto en la Plaza de Jesús

Por primera vez en la historia del Carnaval, no fueron ni una ni dos personas quienes dieron el pregón de apertura de la fiesta. Esta vez, los pregoneros fueron nada menos que 47, tantos como componentes tiene el coro que este año se ha creado para rendir homenaje a Antonio García, padre de 23 coros de Carnaval y del querido y añorado tango ribereño.

Cuarenta años después de su creación, el coro Aires de mi tierra volvía a protagonizar una noche de Carnaval para el recuerdo, en la que el tango volvía a ser protagonista. "Más estropeados, con más achaques, pero con la sabiduría de la vejez", bromearon nada mas empezar. Un repaso por la historia de la fiesta local de la mano de las letras que popularizaron coros antológicos como Mi no comprender, Estampa Criolla o Hay Moros en la Costa. "Coplas que no envejecen, que siguen de actualidad, porque la belleza de esta tierra no caduca o porque los problemas, por mor de los políticos, siguen igual de mal", dijeron ayer durante el pregón los componentes del coro, que uno a uno fueron pregonando la fiesta y dando paso a anécdotas e historias del coro y presentando los tangos que interpretaban. El primero, del coro Aires de mi tierra, del que los coristas lucían tipo, dedicado a Andalucía.

Se repasaron tangos y estribillos de los grupos más recordados que firmó Antonio García

No faltó el homenaje al tango en las letras que se ofrecieron por parte del propio coro, con uno original de Estampa Criolla o con el pasodoble que dedicó la chirigota de 2017 Los Auténticos Camaleones, que participaron como invitados en el pregón. También como invitadas estuvieron las piñoneras del Carnaval, "aquellas que el Ayuntamiento ha convertido en ilegales", según dijeron, que acompañaron al baile por tanguillos cuando el coro entonó el tango del levante de Hay moros en la costa.

No cabe duda de que las letras de los coros de la Villa han pasado a formar parte del patrimonio inmaterial de Carnaval de Puerto Real, que se han guardado en la historia de la fiesta y en la memoria de los aficionados que ayer revivieron una época gloriosa, con dos popurrís y algunos de los estribillos más coreados que el público también se animó a entonar. Hubo recuerdos, cómo no, "para los buenos amigos", aquellos que ya descansan en el cielo del Carnaval y que tanto dieron por el grupo. A ellos fue dedicado un pregón que no sólo recordó grandes momentos del Carnaval de Puerto Real, sino que hizo que la Plaza de Jesús también recuperase el ambiente de esa época, con un lleno absoluto en la carpa instalada en dicha plaza.

Para cerrar el pregón, todo el público se animó a cerrar el pregón cantando el mítico tango 'Puertorrealeña', dejando una imagen que, como diría el coro Mi no comprender: "Mi quedar maravillé/ Esto no lo digo en broma/ Estas cosas no se encuentran/ ni en Londres, París, ni Roma".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios