La reserva cumple un año a la espera de su aprobación en pleno

  • La delimitación de suelo de Fadricas está en proceso de las alegaciones de Defensa, reversionistas y pequeños propietarios · El proyecto incluye un gran uso residencial

El proceso de delimitación de terrenos de Fadricas cumple en estos días un año. Un periodo de quejas, reclamaciones, críticas, reiteraciones, alternativas y advertencias, en el que todas las partes han dejada clara su postura. Ahora, en pleno trámite de alegaciones -son catorce-, queda su aprobación por el Pleno municipal y el acuerdo con los afectados o, si no es posible, la vía de la expropiación.

El Partido Andalucista (PA), entonces gobernando el solitarios el Ayuntamiento isleño, tomó la decisión de iniciar una reserva de esos terrenos para incluirlos en el Patrimonio Municipal. La escasez de suelo para el desarrollo de la ciudad convierten a esta superficie en el lugar idóneo para que San Fernando siga creciendo, aunque la Administración local se encuentra con el escollo del Ministerio de Defensa, propietario de parte de los metros cuadrados en cuestión. Para el equipo de gobierno era un obstáculo al haber quedado bloqueadas las negociaciones que mantenían. Defensa rechazaba el proyecto que se tenía previsto para la zona y el alcalde, Manuel de Bernardo, les solicitaba una propuesta, que no obtenía. El regidor isleño opta por iniciar el expediente de delimitación. Por eso, y porque, como advierte tiempo después, la Junta de Andalucía negociaba con el Ministerio a espaldas del Consistorio para llevar a cabo un proceso similar y convertir el lugar en suelo autonómico. "Mejor que forme parte del patrimonio isleño y que los beneficios repercutan en la ciudad", explicaba.

Apenas unos días después del anuncio, Fadricas vuelve a registrar actividad militar, a pesar de sus diez años en desuso y tres de desafectación. Era la forma de contestar de Defensa, que poco después recurre por la vía administrativa. Desde entonces, responsables del Ministerio y del Partido Socialista (PSOE) local han reiterado sus críticas a la reserva y han recordado que mientras ésta continúe no habrá ningún tipo de acercamiento. Esto podría llevar a una expropiación para resolver toda la cuestión, aunque ésa sea la última opción a la que está dispuesto acudir el Ayuntamiento -según las palabras del alcalde en numerosas ocasiones-.

El proyecto para la zona de Fadricas y Casería Norte, casi medio millón de metros cuadrados, incluye la construcción, posiblemente en torres de pisos, de más 1.500 viviendas, la mitad de ellas de protección oficial. Ese uso residencial se completaría con la creación de un puerto deportivo con capacidad para un millar de atraques. La actividad económica también está contemplada en esos planes, vinculada como no a los futuros parques empresariales de Fadricas II y Fadricas III. Se haría un gran hotel en la parte más cercana a Punta Cantera, paraje que se recuperaría como la mayor zona verde de San Fernando, en zona de dominio público marítimo terrestre, entre Caño Herrera y La Casería.

Todo eso forma parte del convenio que el Ayuntamiento firmó en su momento con los reversionistas, la familia Vela de la Flor, que reclamaron a tiempo los terrenos de Defensa, antes suyos. También se negoció con los pequeños propietarios de la zona un convenio, que se paralizó cuando el Ministerio abandonó los contactos y que con la reserva todavía no se ha avanzado. Lo habrá, aunque una vez que la delimitación sea aprobada. No antes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios