La rehabilitación del mercado de San Antonio estará lista por fin en verano

  • Las obras complementarias dieron comienzo la semana pasada. La adecuación de los puestos de carne supondrá un desembolso adicional de 77.096 euros

Un total de 1.142.184 euros ha costado la rehabilitación completa del mercado de San Antonio, cuyo final está próximo ya puesto que sólo quedan por acometer a estas alturas las obras complementarias. Esta parte de la actuación global, que no se incluía en el proyecto inicial hasta finales del año pasado, dio inicio la semana pasada y se prevé que concluya durante la segunda quincena del mes de junio. De modo que el próximo verano el mercado de San Antonio mostrará una imagen completamente nueva que ha costado casi una década alcanzar.

Los trabajos complementarios consisten, en concreto, en la adecuación de los puestos de la carne en la planta baja. Los de fruta y pescado, por su parte, ya fueron arreglados dentro de la tercera y última fase -entonces- de la actuación.

Para abordar esta actuación ha sido necesario encontrar financiación adicional, 77.096,14 euros para ser exactos, que ha asumido en su totalidad el Ayuntamiento pese a que el resto de las obras estaban financiadas al cincuenta por ciento entre Junta y Consistorio.

Todos los trámites, desde la búsqueda del dinero hasta la adjudicación de los trabajos -que se llevó a cabo a principios de año-, se han realizado en un tiempo récord y en menos de seis meses se ha logrado poner en marcha la iniciativa.

De hecho, en las pasadas Navidades se suspendieron las obras que se estaban ejecutando (correspondientes a la tercera fase) durante algo más de un mes para propiciar el traslado de los carniceros a la planta superior y poder posteriormente abordar la adecuación de su zona de puestos. Mudanza que anteriormente ya habían tenido que realizar los dueños de puestos de fruta y de pescado para dejar también sus puestos libres y que pudieran reformarse.

El resto de obras que faltaban de la tercera fase ya casi han finalizado, a falta de algunos detalles de menor importancia como la instalación de puertas y de algún elemento más del equipamiento. Así, los detallistas de San Antonio pueden hacer uso ya de la nueva cámara frigorífica y de los aseos ubicados en la planta de abajo.

Pero existen dos demandas que quedan por cubrir para que la actuación resulte redonda. Una de ellas es la reforma de la plaza que sirve de acceso a la entrada principal del mercado. Pese a que su recuperación no se incluye en el proyecto de reforma de la plaza en sí, los comerciantes ven lógico que se acometa por parte del Consistorio, sobre todo porque el enlosado y las barandillas son muy antiguos y dan una mala imagen de la entrada del mercado que no se corresponde hoy en día con el interior.

La otra reivindicación consiste en la puesta en marcha del aire acondicionado en la primera planta, del aparato en sí, porque la pre instalación ya se ha acometido dentro de las obras de rehabilitación de las dependencias. En este sentido, los detallistas insisten en que en verano hace demasiada calor en el interior de estas instalaciones debido a la montera de plástico que sirve de cubierta.

En cuanto al futuro uso que tendrá la planta de arriba, todavía no hay decidido nada para cuando se quede vacía, que será ya el próximo verano. Pese a que el delegado municipal de Mercados, Francisco José Romero, insiste en que el Ayuntamiento está abierto a cualquier propuesta de los detallistas, este colectivo señala ahora que no ven factible su empleo como puestos para ampliar el mercado debido a que hacen más falta como almacenes y trabajaderos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios