tribuna de opinión

¿Para qué quiere el Obispado San Ambrosio?

  • "Que se desprenda generosamente de la ermita, de ese monumento, en bien de todos"

Restos de la ermita paleocristiana de San Ambrosio, en el municipio de Barbate. Restos de la ermita paleocristiana de San Ambrosio, en el municipio de Barbate.

Restos de la ermita paleocristiana de San Ambrosio, en el municipio de Barbate. / manuel aragón pina

Comentarios 2

Es un lugar extraordinariamente querido por vejeriegos y barbateños. Está en las raíces de nuestra historia, cuando allá por el siglo VII, según cuenta su Historia General, "reinando los godos, San Paulino y varios discípulos de San Agustín pasaron de Nola a África y de allí, a España, y discurriendo el santo la marina hacia la parte de levante, termino de Bejer de la Miel, fundó San Paulino varias ermitas una de San Ambrosio y otra San Paulo…". La de San Ambrosio, por el obispo Pimenio (año 644); la Oliva, por el obispo Teodoracio (año 674), ambos de la diócesis de Sidonia. Reliquias de ellas son los mármoles sitos en la Oliva, dedicatorias de sus fundaciones: el mejor y más genuino tesoro arqueológico de nuestro ¡nuestro! pasado y que nadie debe arrebatárnoslo.

Como curiosidad: dice también esta historia que "la ermita de San Ambrosio tomó su nombre de otro que vino con San Paulino que se llamaba Ambrosio. Queriendo éste edificar la ermita, fue a un labrador y le pidió prestados algunos bueyes para acarrear la piedra necesaria. El labrador le mandó con un vaquero, para reírse del monje, toros bravos; pero el monje los usó dóciles hasta terminar la obra".

El tema de esta ermita es vidrioso y tiene muchas connotaciones. Yo quiero tratar al Reverendísimo señor Obispo con respeto. Si estuvieran sus ilustres y añorados antepasados don Antonio Añoveros, don Antonio Dorado Soto y don Antonio Ceballos, a quienes conocía, les hablaría directamente del tema, pues eran asequibles. Así que hoy hago la propuesta por escrito y a través de nuestroDiario de Cádiz. Pero debe privar sobre todo el respeto a esta vieja y entrañable ermita y el bien cultural para todos.

Por los años 1970, don José Menéndez Pidal realizó excavaciones muy interesantes en San Ambrosio y nos decía que la ermita fue construida sobre una antigua villa romana. Luego, la Consejería de Cultura hizo obras de limpieza y restauración y la dejó vallada. Con el tiempo, el abandono y la desidia hizo que aquello fuera un cuartel sin vallado. Robaron, saquearon... Gracias a vecinos vejeriegos y barbateños, no a su propietario, se rescataron piezas muy valiosas. Cultura se ha quejado varias veces del abandono, con razón. Hoy da pena ver el estado en que se encuentra. Y más el desprecio y falta de respeto a un monumento de los más significativos e importantes de nuestra cultura e historia. Sus paredes están llenas de grafitis. ¡Horroroso y bochornoso espectáculo!

De siempre San Ambrosio fue lugar de excursión ara visitar y rezarle al santo, cuya vieja imagen de madera carcomida estaba siempre en la llamada sacristía (creencia popular antigua, las casaderas para pedirle un novio). De paso se comían azofaifas de los árboles que estaban y sombreaban junto a la ermita.

Pero la ermita, ¿qué significado tiene que la posea el señor Obispo, que a lo mejor no sabe ni donde está? ¿Es solución que los vecinos dieran y recolectaran los 30.000 euros de la multa? Por cierto: no se puede ni pensar que el dinero que damos todos para Caritas Parroquial se destinara malamente a otros menesteres. Y además, ¿quién seguiría cuidando la ermita?

Digo yo que, lo mismo que el Obispado, según cuentan, está vendiendo o pretendiendo vender locales sin culto, en aras de una economía saludable, que se desprenda generosamente de un monumento en bien de todos, que para nosotros está muy enraizado en nuestra cultura y entrañable sentimiento. Bien lo muestra un detalle: muchos barbateños y vejeriegos se llamaban y se llaman Ambrosio en recuerdo de nuestro santo (antes de que se pusieran de moda nombres alienígenas; los Jon, Cristian, William…).

Y yo me pregunto, y mucha gente. ¿Para qué quiere el Obispado esta ermita? ¿Por qué no la regala o dona al Patrimonio de la Junta de Andalucía? (y de paso, que se condone la multa). Sólo sería devolver lo que nuestro pueblo le donó. El Obispado "pie de mitra" es dueño de la huerta adjunta, que por eso se llama la huerta del Obispo o huerta del santo. Esta huerta fue concedida al obispo Armengual de la Mota entre 1715 y 1730 por el Cabildo de Vejer; así pues, es concesión de los vecinos de Vejer. Y nada tiene que ver con las capellanías. (Es un dato que me facilita Antonio Muñoz del recordado padre Antón Solé).

Su gran distancia a Barbate o a Vejer hace que sea muy difícil que tanto uno como otro lo mantuviera en servicio público. La ermita está en los linderos del Parque Natural La Breña Marismas del Barbate ¿Sería posible adjudicarle la ermita y que le sirviera de complemento? Para centro de interpretación, de centro cultural, lugar de acampada…

Aquellos lejanísimos hortelanos del siglo VII que ayudaron a los monjes a construir la ermita se alegrarían en sus milenarias cenizas de que el buen sentido se impusiera y quedara viva la imagen y el recuerdo de San Ambrosio y sus compañeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios