INDUSTRIA

"No se puede negociar con asuntos pendientes"

  • CCOO-Industria cree que hasta que no se aprueben los PGE no se aplicará el plan industrial de Navantia

Imagen de archivo de un operario en plena faena en el astillero de Puerto Real. Imagen de archivo de un operario en plena faena en el astillero de Puerto Real.

Imagen de archivo de un operario en plena faena en el astillero de Puerto Real. / fito carreto

El máximo responsable de la Federación de Industria en CCOO Cádiz, Jesús Serrano, ha hecho balance de los principales asuntos que atañen a los sectores productivos de la Bahía de Cádiz, esto es, los astilleros, la industria aeronáutica, la automoción (con la anunciada llegada de Torrot) así como aquello que, a su juicio, debe servir para que todo esto funcione: la formación y la innovación.

Serrano comienza hablando del plan estratégico para Navantia. Ya conocida la fecha para iniciar la negociación, el sindicalista es consciente de que "hay que manejar bien los tiempos; es complicado comenzar a negociar un plan industrial teniendo un lastre antiguo, astilleros con cosas pendientes de cuando venían del ámbito militar como Cartagena, Ferrol o San Fernando. Desde el sindicato vemos lógico ambos posicionamientos: no se puede bloquear el futuro de Navantia por dinero o por el convenio, pero también que hay que entrar en la mesa de negociación limpios de conceptos anteriores y también de gente. No voy a decir quién tiene que ser el interlocutor de la otra parte (Navantia), pero esa otra parte tiene que entender que hay gente que no debe estar porque de lo contrario no estaremos relajados"

No se puede bloquear el futuro de Navantia por dinero, pero a la mesa hay que ir limpios"

Y aquí es donde, para Jesús Serrano, está una de las claves del asunto. Más allá de asimilaciones, de convenio y otros lastres, "no habrá plan industrial hasta que no haya dotación económica, y eso significa aprobar los Presupuestos Generales del Estado para 2018".

Para el responsable de Industria en CCOO-Cádiz, también habrá de resolver Navantia qué modelo es el que quiere poner en marcha. "En los astilleros se ha incorporado gente que venía de Airbus, que tiene un modelo distinto al de Navantia. En ese modelo aeronáutico sí hemos participado los sindicatos, pero esta empresa (astilleros) y sus contratas son muy tradicionales, no tienen una visión tan amplia como las del sector aeronáutico, que son de nueva creación. Hay que ir tejiendo".

Serrano quiso dejar claro además que la apuesta por los astilleros tiene que apoyarse necesariamente, además de en la nueva construcción, en las reparaciones. "Tenemos que tener los recursos para seguir aumentando las reparaciones y que el acuerdo que hay con la Base de Rota que acaba en 2019 se prorrogue. Es uno de los que más factura de los cuatro, los americanos pagan bien, teniendo en cuenta que las condiciones allí son más estrictas".

Sí coincidió el sindicalista con las críticas vertidas en este periódico por el Colectivo de Profesionales del Metal (CPM). Serrano aseguró que "si sale bien lo de las corbetas y el nuevo BAM, vamos a necesitar a gente y no la vamos a encontrar. Así llevamos dos años y la Administración dice que las categorías profesionales que se piden no encajan con los catálogos. Eso hay que cambiarlo". Y en esa nueva fórmula, el portavoz sindical introduce un nuevo elemento: "A lo mejor pueden entrar los ayuntamientos, Kichi lo ha dicho. Pueden hacerse cargo incluso de la homologación".

Sobre el futuro industrial de la Bahía, Jesús Serrano aporta otro dato. "Hace unos años, en la fundación Hélice se nos dijo que el futuro de la industria aeronáutica iba a pasar por los jets privados, la instrumentación, los superplásticos y los drones. Ninguno de esos productos se ha desarrollado en esta provincia. Se está abriendo el Centro de Fabricación Avanzada (CFA), que puede ser fundamental si la Armada también entrara. Y un aeropuerto en Jerez que utilizamos 45 minutos al día".

Por último, el sindicalista quiso referirse a la última manifestación realizada en Cádiz por parte de diversos colectivos en pro del empleo. "Soy sindicalista y mi objetivo no es la manifestación, sino el acuerdo y la mejora. La huelga y la movilización son una herramienta. Si otros quieren utilizar eso como objetivo allá ellos, pero no lo comparto. Antes que ellos salimos a la calle muchas veces. No fuimos porque no se nos invitó y porque defendían cosas que, seguramente, si nos hubieran llamado habríamos llegado a un punto en común. Las manifestaciones o se hacen para ganar algo o no se hacen, porque para demostrar que somos pocos, mejor no. Nadie es manifestante profesional".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios