La provincia ya pierde 69.000 turistas este año tras un pésimo mes de abril

  • El número de viajeros disminuyó el mes pasado un 19% arrastrado, sólo en parte, por el adelanto de la Semana Santa · Los hoteles han vendido 138.000 pernoctaciones menos en el primer cuatrimestre

Comentarios 11

Un pésimo mes de abril, que este año no se alimentó de las rentas de viajeros de la Semana Santa, ha confirmado el mal comienzo de temporada para el turismo gaditano. Los hoteles de la provincia reciben menos clientes españoles en un contexto de crisis económica y preocupación en las cuentas domésticas. Mientras, el viajero internacional mantiene el tipo aunque es incapaz de sostener las estadísticas, que adelantan un ejercicio complicado también para la industria hostelera.

Los datos ofrecidos ayer por el INE -Instituto Nacional de Estadística- sobre el primer cuatrimestre del año desvelan una caída del número de turistas en la provincia de casi el 10% con respecto a 2007. El porcentaje equivale a unos 69.000 viajeros perdidos en el camino de la recesión del capital. En el mismo periodo comparativo las pernoctaciones o estancias vendidas por los hoteles se precipitaron ocho puntos y medio hasta los 1,5 millones, arrastradas de nuevo por la flojera del mercado español. En los últimos cuatro meses, las reservas de alojamiento en la provincia efectuadas por viajeros nacionales han caído más de un 16% con respecto al inicio de 2007, según la comparación de las estadísticas provisionales anuales del INE.

Los resultados de un mes de abril sin Semana Santa -frente a un abril de 2007 en el que sí hubo fiestas- rozan el desastre: los viajeros en el destino disminuyeron un 19% y las estancias vendidas se precipitaron un 23% con respecto a abril de 2007; en Andalucía, los turistas cayeron un 10% y las pernoctaciones un 13%. Además, el número de pasajeros en el aeropuerto de Jerez se redujo un 10%, según Aena -Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea-.

Estas cifras negativas son demasiado abultadas como para achacarlas sólo a la ausencia de vacaciones durante el mes pasado. De hecho, el adelanto este año de la Semana Santa a marzo apenas consiguió maquillar los resultados de ese mes, cuando se incrementaron levemente las pernoctaciones pero Cádiz recibió menos viajeros pese al revulsivo que implica una fiesta nacional.

Las estadísticas de abril corroboran, hasta el momento, las perspectivas trasladadas por los empresarios gaditanos en el arranque del ejercicio. Directores de hotel y gestores coincidieron en que repetir los resultados logrados en 2007 sería un todo un éxito para el destino, y vaticinaron caídas de entre el 5% y el 10% al final de temporada en un escenario que no atañe sólo a Cádiz, sino a todo el país.

Mientras disminuye la cifra de turistas en el destino y los hoteles despachan menos estancias, la provincia sigue incrementando su planta hotelera. Más negocios se están repartiendo menos clientela y los beneficios son por tanto menores. El fenómeno ha sido advertido por la asociación provincial de hoteleros: la oferta de alojamiento en Cádiz crece más que la demanda y las consecuencias de este desajuste se agravan en contextos de crisis como el que avanza la temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios