Los propietarios de Jale declaran en los juzgados de Jerez

  • José Antonio López Esteras y sus hijos están imputados, entre otros, de un presunto delito de estafa inmobiliaria en varias promociones repartidas por la provincia

Los propietarios del grupo inmobiliario Jale, José Antonio López Esteras y sus hijos, prestarán hoy declaración ante el juzgado de instrucción número dos de como imputados por varios presuntos delitos, entre ellos el de estafa y apropiación indebida, dentro del proceso penal iniciado a raíz de la presentación de querellas criminales por parte de 24 personas físicas y jurídicas por presunta estafa inmobiliaria, falta de avales y dobles ventas, sin autorización, de una serie de inmuebles ya adquiridos por los querellantes.

Según informaron fuentes del caso, las querellas criminales contra los propietarios de Jale, que presentaron concurso de acreedores sobre Inmobiliaria Amuerga --que forma parte del grupo Jale--, contemplan presuntos delitos como estafa, apropiación indebida, insolvencia punible, daños por imprudencia grave, estafa inmobiliaria por doble venta, apropiación indebida «por evasión de fondos del Registro Mercantil», o delito societario «por engaño al proceso concursal».

A principios de septiembre, un total de 13 clientes de Grupo Jale --ahora suman 24-- solicitaron la prisión preventiva de los dueños del grupo tras ampliar sus querellas criminales presentadas contra el propietario de este grupo, añadiendo los delitos de presunta estafa por doble venta, sin autorización, de una serie de inmuebles ya adquiridos por los querellantes, presunto delito societario y presunta apropiación indebida.

Estos clientes solicitaron la prisión preventiva, sobre la que el fiscal aún no se ha pronunciado, como «medida cautelar» donde se apunta que «existen indicios más que razonables de que se han desviado grandes cantidades de dinero hacia fines ilícitos, pues desde el año 2006 los imputados recibían grandes cantidades económicas para obras que debían haber terminado y que ni tan siquiera han comenzado», a lo que se una ahora que estos imputados «están revendiendo sin autorización y recogiendo dinero en efectivo, a través de Amuerga, por lo que están defraudando al concurso de acreedores que se sigue en el Juzgado de lo Mercantil, a los querellantes y a terceros de buena fe».

Los 13 querellantes iniciales ya habían presentado querellas criminales contra el propietario del grupo y sus hijos, por presuntos delitos de estafa, malversación de fondos, apropiación indebida, insolvencia punible y daños por imprudencia grave, decidieron ampliar sus querellas por presunta doble venta de inmuebles, que ya habían sido adquiridos por los querellantes, delito societario «por estar engañando al proceso concursal» y apropiación indebida «por presunta evasión de fondos del Registro Mercantil», ya que «Inmobiliaria Amuerga SL está revendiendo sin autorización de su propietario los pisos a los querellantes y a compradores de buena fe, sin resolver los contratos».

En este escrito se apunta una serie de hechos «de extrema gravedad», ya que «los querellados están vendiendo de nuevo los pisos ya vendidos a los querellantes, revendiendo pese a estar imputados en unas diligencias previas».

Las promociones afectadas por las querellas presentadas por estos clientes afectados son Residencial San Mateo de Jerez, Residencial Nueva Medina de Jerez, edificio Arcobrigan en Arcos de la Frontera, y Hacienda San Isidro de Jédula, todas en la provincia de Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios