La promotora británica de golf de Medina se va harta de la burocracia

  • Malvern Estates, que canceló su convenio con el Ayuntamiento en 2007, cierra su oficina en el pueblo y dice su adiós definitivo tras perder "tres millones de euros"

Comentarios 1

La promotora británica Malvern Estates ha decidido cerrar su oficina en Medina y abandonar definitivamente el plan para construir un campo de golf, un complejo hotelero y varios centenares de viviendas en la localidad proyectado hace cinco años. Fuentes de la empresa confirmaron que, "después de invertir una cantidad considerable de recursos -más de tres millones de euros y mucho tiempo-, la empresa ha decidido retirar la iniciativa debido a la lentitud en el desarrollo de los planes de ordenación urbanística y la incertidumbre que todavía existe sobre su futuro".

La sociedad firmó un convenio urbanístico con el Ayuntamiento en octubre de 2004 para el desarrollo de la finca Pocasangre, situada en la salida del municipio hacia Chiclana. Ambos fijaron un plazo de 30 meses para la inclusión del proyecto de golf en el Plan General asidonense y para la aprobación de este documento, pero los retrasos burocráticos, tanto del Consistorio como de la Junta, y la moratoria de hecho aplicada por el Gobierno regional en el desarrollo de complejos de golf con viviendas provocaron enormes retrasos ante la desesperación de los promotores.

En diciembre de 2006, Malvern Estates comunicó al Ayuntamiento su decisión de romper el convenio urbanístico en vigor y recuperar los 1,5 millones de euros incluidos en el contrato. La sociedad dejó a expensas de la futura normativa de golf andaluza la elaboración de un plan alternativo para Pocasangre, trabajo que quedó en manos de la consultora del empresario Ramón Dávila.

Esta última opción de futuro para el plan se cierra ahora. "Con gran tristeza para la empresa y sus accionistas, es necesario retirarse y concentrar esfuerzos en proyectos más fructíferos situados en otras zonas", informó la compañía. Malvern desarrolla desde hace años complejos turísticos y urbanísticos en destinos como Tailandia y el Caribe. Su primera previsión, en 2004, fijaba una inversión de 800 millones de euros en La Janda. Ahora, pese a todo, se marcha "apreciando la calurosa bienvenida mostrada por los asidonenses".

El alcalde de Medina, el socialista Francisco Carrera, considera lógico que los empresarios "se hayan aburrido" después de "cuatro largos años" en los que las administraciones "no han clarificado sus posturas" sobre este tipo de desarrollos urbanísticos.

Pese a la retirada de Malvern, el Consistorio sostiene que hay otros promotores interesados en construir un complejo de golf en Pocasangre y ha solicitado a la Junta que esta finca sea definida como zona de uso turístico en el Plan de Ordenación Territorial (POT) de la Janda. Este documento, que debe ordenar la comarcah, acumula una década de retrasos. La última previsión del Gobierno regional era iniciar los trámites del POT en octubre, pero han pasado cuatro meses y el plan sigue en los despachos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios