Más de 200 profesionales buscan al guardia civil que cayó al río en Guillena

  • El agente fue arrastrado por la corriente cuando auxiliaba a tres personas

Personal de emergencia en las primeras horas tras la desaparición. Personal de emergencia en las primeras horas tras la desaparición.

Personal de emergencia en las primeras horas tras la desaparición. / víctor rodríguez

Más de 200 profesionales participaron ayer en el dispositivo de búsqueda del cabo de la Guardia Civil Diego Díaz, de 52 años y natural de Antequera (Málaga), que desapareció la noche del sábado tras caer a un arroyo en Guillena mientras auxiliaba a tres personas, dos de ellas atrapadas en un vehículo en el cauce del río como consecuencia de las fuertes lluvias.

La búsqueda se inició el sábado por la noche con unos 30 profesionales y se prolongó durante casi toda la madrugada hasta que, por seguridad, sobre las tres y media de la mañana se paralizó para retomarla a las seis con más efectivos. Ayer, ya eran más de 200 los profesionales que participaron en la búsqueda, entre ellos miembros de la Guardia Civil, Bomberos, Protección Civil, Policía Local y Policía Nacional. Algunos de ellos estaban fuera de servicio y acudieron de forma voluntaria.

"Siempre nos volcamos en nuestro trabajo, pero hoy más. Se trata de un compañero, uno de los nuestros", comentaba un guardia civil en el puesto de mando avanzado instalado en la gasolinera de la entrada de Guillena, desde donde se coordinaban los trabajos de búsqueda.

El sábado por la tarde noche, una joven pareja de Sevilla quedó atrapada en su vehículo en una zona empantanada del arroyo Galapagar, entre Guillena y la pedanía Torre la Reina. "Los jóvenes se asustaron y llamaron al padre de uno de ellos, que acudió a la zona para rescatarlos sin éxito", explicó el alcalde de Guillena, Lorenzo Medina. Los afectados alertaron al servicio de emergencias 112 sobre las 21:40. Hasta este punto se desplazaron efectivos de los Bomberos y una patrulla de la Guardia Civil, en la que se encontraba el cabo Diego Díaz. Los servicios de emergencias lograron sacar el coche y socorrer con éxito a los tres accidentados, que se encontraban desorientados pero ilesos.

"Durante el rescate, cayeron al río uno de los jóvenes y el guardia civil. El chico, de unos 20 años, logró salir a flote y agarrarse hasta que los bomberos consiguieron rescatarlo, pero Diego fue arrastrado por la corriente", aclaró Antonio Pajuelo, jefe del servicio de Protección Civil y 112.

Desde entonces no se ha dejado de buscar en un tramo de unos 10 kilómetros entre Guillena y La Algaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios