El derribo del poblado de Sancti Petri depende de Cultura

  • Costas ya ha dado la autorización y el Ayuntamiento ha otorgado la licencia para rehabilitar la iglesia

El derribo de las construcciones que aún quedan en pie en el poblado de Sancti Petri, abandonado desde hace más de 35 años, depende de la obtención de un permiso que debe otorgar la Delegación Provincial de Cultura, según ha confirmado a este Diario el alcalde de Chiclana, Ernesto Marín.

Esta actuación es imprescindible para dos de las edificaciones del poblado, concretamente las que se encuentran situadas a ambos lados de la iglesia Nuestra Señora del Carmen Atunera, que será sometida a una rehabilitación integral gracias a la iniciativa de un grupo de voluntarios liderado por el presidente del Club Náutico Sancti Petri, Rafael Vázquez.

El derribo de las dos edificaciones se hace necesario para garantizar la seguridad de los trabajadores que procedan a efectuar la rehabilitación.

La intervención de Cultura, sin embargo, va a retrasar el inicio de estos trabajos, que cuentan ya incluso con licencia municipal de obras, concedida por el Ayuntamiento de Chiclana.

Del mismo modo, tanto la Dirección General de Costas como el propio Ayuntamiento ya han dado el visto bueno al derribo de las dos edificaciones anexas a la iglesia, restando tan sólo el de Cultura para poder comenzar los trabajos.

Ernesto Marín teme que la autorización "se retrase" por cuanto, según recuerda, "en la actualidad se está procediendo al nombramiento de los diferentes delegados y directores en la Junta de Andalucía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios