Los pantanos dejan de desaguar en el Guadalete diez días después

  • La Agencia Andaluza del Agua ordenó el fin de los desembalses a primera hora de la mañana · La retirada de las aguas deja un panorama desolador en las carreteras y viviendas de la ribera del río

Las barriadas rurales de la ribera del Guadalete siguieron ayer recuperando la normalidad gracias a las escasas precipitaciones registradas en los últimos días y, sobre todo, a la finalización de los desembalses de los pantanos cuyas aguas fluyen a este río.

Fuentes de la Agencia Andaluza del Agua explicaron ayer que los pantanos de Bornos y Arcos, que son los más cercanos a la ciudad, cerraron ayer sus compuertas entre las 8,00 y las 9,30 horas de ayer, poniendo de este modo fin a los desembalses iniciados la pasada semana una vez que los pantanos se llenaron. Cabe destacar que los referidos desembalses llegaron a aportar hasta 107.000 litros por segundo al cauce del río, rebajándose dicho caudal a los 67.000 litros por segundo este fin de semana una vez que el objetivo de mantener un volumen de seguridad ante posibles avenidas de agua se consiguió en los embalses de la cuenca baja del río Guadalete.

Tal y como ya anunciara ayer este medio, la práctica ausencia de lluvias de importancia en las dos últimas jornadas está ocasionando un paulatino y visible descenso del nivel del río Guadalete, lo que a su vez está mejorando la situación en las zonas más afectadas por el desbordamiento, que siguen siendo Las Pachecas, El Portal, La Greduela y La Ina, así como numerosas explotaciones agrarias y ganaderas de la ribera del Guadalete.

Esta situación está contribuyendo a que numerosas familias que habían abandonado la zona de manera voluntaria hayan podido ya regresar a sus viviendas para iniciar las tareas de limpieza de sus viviendas, donde el lodo lo ha inundado todo.

En cuanto al estado de las carreteras de la comarca de Jerez, la Dirección General de Tráfico ha informado que la situación también mejora, ya que en la actualidad sólo tres vías están cortadas parcialmente en ambos sentidos, la CA-3113, la CA-3110 y la CA-4107.

Otro de los efectos negativos del temporal ha sido el enorme destrozo que el agua ha causado en los viales de la zona, caso de la carretera de acceso a Las Pachecas (donde se ha abierto una enorme grieta) y el tramo del nudo distribuidor de tráfico que se ubica bajo el puente nuevo de Cartuja.

De otro lado, para la jornada de mañana martes no se ha establecido ningún aviso por riesgo de lluvias ya que no se prevén precipitaciones de importancia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios