El número de parados llega al máximo de esta década al superar los 106.000

  • La caída de la contratación en la construcción provoca una nueva subida del desempleo del 2,5% en noviembre · Chiclana y El Puerto son las que se llevan la peor parte de este nuevo incremento

Comentarios 0

Noviembre pasó sin sorpresas para el mercado laboral gaditano. Como era de prever, el desempleo volvió a subir en un mes coyunturalmente negativo porque recoge los parados procedentes de los últimos coletazos de la temporada turística y aún no registra nuevas contrataciones con motivo de la campaña navideña. El resultado es que el paro se incrementó en la provincia un 2,5%, un porcentaje moderado que, sin embargo, es suficiente para colocar el número de parados en el máximo de esta década: 106.597. Una cifra que hace augurar un invierno difícil en el mercado de trabajo gaditano, ya que no será hasta marzo cuando se empiece a remontar el volumen de ocupados con las primeras incorporaciones hosteleras para la Semana Santa.

Hay que remontarse a 1998, en concreto a febrero, para encontrar un número tan elevado de desocupados. Desde entonces el tope que se había alcanzado fue de 104.718, en enero del año pasado. El sindicato CCOO consideró que la situación es "grave" y, por ello, reclamó un "compromiso y más inversión privada".

No obstante, la diferencia frente a la situación que se vivía en los años 90 es el gran incremento de afiliados (unos 100.000) que se ha producido desde entonces hasta superar los 396.000 al término de noviembre. Es decir, muchas más personas activas en Cádiz, muchos más demandantes y, por lo tanto, aunque la cifra de parados sea la misma, su presión sobre el conjunto del mercado laboral es menor.

Una salvedad que, sin embargo, no oculta el mal año que atraviesa la provincia. A los casi 2.000 desempleados de Delphi hay que sumar la caída de la construcción, que pasó factura el mes pasado con una subida de parados en este sector del 5,8%. Casi mil nuevos obreros en la calle que evidencian la crisis del ladrillo y que vienen a sumarse a los 53.700 del sector servicios. El problema es que la construcción había recogido en los últimos años a trabajadores provenientes de la industria y los servicios, por lo que las consecuencias de su declive podrían trascender a todos los ámbitos productivos gaditanos.

Un retroceso en la construcción que es la clave para explicar el fuerte incremento de parados hombres. Mientras que los últimos aumentos castigaron con mayor dureza a la mujer, en este caso ha sido el desempleo masculino el que se ha elevado con diferencia por encima del femenino: un 5,8% más entre los hombres frente al pequeño repunte del 0,9% registrado entre las mujeres, tras lo que los varones sin empleo son 41.182 y las féminas, 65.415. Una lectura que puede aplicarse a la comparativa interanual, en la que también salen perdiendo ellos, ya que el número de desocupados masculinos ha crecido un 8,3% en los últimos doce meses, mientras que el femenino lo ha hecho en un 2,4%.

Por localidades, Chiclana y El Puerto son las que más se resintieron con unas subidas respectivas del 5,4% y el 3,9%, muy superiores al 1,5% registrado en Cádiz.

Un total de 508.654 parados están inscritos en las listas del Servicio Andaluz de Empleo, un 1,73 por ciento más que en octubre y un 3,52 por ciento superior a noviembre de 2006. Las cifras demuestran que el desempleo sigue cebándose con las mujeres, especialmente en Jaén y Sevilla, donde casi doblan el paro masculino. Todos los sectores salvo el colectivo de sin empleo anterior empeoraron sus cifras. Más de la mitad de los parados andaluces pertenecen al sector servicios, lo que explica que las peores cifras correspondan a las provincias con mayor dependencia del turismo.

Unos 6.600 de los 8.650 nuevos parados procedían de Málaga y Cádiz, que fueron las provincias andaluzas más castigadas por el paro. En cambio, las cifras de Córdoba, Sevilla y Jaén apenas presentaron cambios.

más noticias de PROVINCIA Ir a la sección Provincia »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios