El nuevo puente tendrá un tramo móvil para los barcos

  • El proyecto básico ya está redactado y se encuentra en trámite medioambiental · La estructura asemeja un barco varado y tendrá un gálibo de tres metros y medio

Comentarios 1

El nuevo puente sobre el río Guadalete tendrá un tramo abatible para dejar pasar una draga, un velero u otro tipo de barco en caso de que sea necesario. El nuevo puente, una de las actuaciones más ambiciosas del Ayuntamiento, se situará a la altura de la antigua Cofradía de Pescadores, junto al solar de la Pescadería, cuyo destino no está aún definido dentro del proyecto de reorganización de la margen derecha del Guadalete.

Según explicó durante una conferencia Jesús Sevilla, ingeniero de Caminos y uno de los redactores junto al arquitecto Manuel María Fernández Prada del 'Proyecto Básico de Reorganización de la margen Derecha del Guadalete', el nuevo puente simulará el esqueleto de un barco varado y deteriorado por la mar y tendrá una altura de tres metros y medio con la máxima pleamar y de unos cinco metros con bajamar. La altura del puente no es un asunto menor, ya que de ella dependerá que puedan pasar bajo su estructura embarcaciones de pesca, de recreo o pontonas de reparación hacia la zona del nuevo paseo de Bajamar y del Parque Calderón, lo que se resolvería con este tramo móvil. El puente contará con carriles para el tráfico rodado aunque según sus promotores será restringido para residentes y servicios públicos.

En el proyecto de reurbanización de la margen urbana del Guadalete, viene recogida la instalación de pantalanes a lo largo del río, transformándose algunos tramos urbanos en un auténtico puerto fluvial náutico deportivo con capacidad para unos 500 amarres, al menos sobre los planos. El anteproyecto del puente de Pescadería ya está redactado y se encuentra a la espera de pasar el trámite de informe medioambiental que se extenderá durante 11 meses. No obstante, el comienzo de su construcción está anunciado por Impulsa para principios del año 2011, una fecha que parece algo prematura teniendo en cuenta los trámites que todavía tienen que solventarse.

El tramo móvil permitirá que barcos de cierta entidad puedan pasar río arriba en ocasiones especiales, aunque prácticamente sólo podrán acceder al tramo del muelle de Bajamar recién remodelado, ya que a largo plazo se construirá una pasarela peatonal sobre el cauce fluvial que saldrá de la Plaza de las Galeras, del muelle del vapor Adriano III, cuyo amarre sería trasladado a la zona de la futura estación marítima, que se acondicionará en el edificio de Pescadería (antigua lonja), junto a los catamaranes del Consorcio de Transportes Bahía de Cádiz.

Una segunda pasarela peatonal se construirá a más corto plazo a la altura de la calle Luja, teniendo una de sus estribos en el Parque Calderón y el otro en el aparcamiento de la margen izquierda que se utiliza durante la motorada. El diseño de esta pasarela será como "una delgada línea sobre el río", y se articula con dos pilares y arqueada para ganar altura. Su gálibo máximo con bajamar será de seis metros y está situado en un lugar del Guadalete donde la anchura es algo superior a 80 metros. A diferencia del puente de Pescadería no consta que las pasarelas vayan a tener algún tramo desmontable. La pasarela de Luja se construirá con financiación municipal, y está anunciado que las obras se inicien en otoño, con un plazo de ejecución de seis meses.

En resumen, el proyecto de reurbanización de la margen derecha del río apuesta por peatonalizar la ribera desde Pozos Dulces a la calle Sextante, abrir la ciudad al Guadalete y conectar sus orillas para instalar los aparcamientos en la margen izquierda, en terrenos titularidad de la Autoridad Portuaria, con la que se han firmado convenios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios