Una multinacional francesa recluta a albañiles olvereños desempleados

  • La primera remesa que viajará a Francia es de 16 encofradores que trabajarán en dos proyectos en la Provenza · El Consistorio pone en contacto, también, a ocho empresas auxiliares con esta firma

Comentarios 19

El ofrecimiento de la canciller alemana Ángela Merkel a los jóvenes cualificados, en paro, que esperan una oportunidad fuera de aquí para saltar de esta crisis, podría tener su versión serrana. Sería, en todo caso, a pequeña escala, y con matices.

Si Alemania pide expatriados con títulos, dominio de idiomas y formados, una multinacional francesa de la construcción ha viajado esta semana hasta Olvera para reclutar albañiles en paro para trabajar en varios proyectos en el país vecinos. Los elegidos son, en principio, 16 encofradores a los que se les ha ofrecido un empleo, con un plazo mínimo de siete meses, que viajarán hasta Francia para trabajar en dos proyectos. Uno de ellos es para levantar un supermercado de 14.000 metros cuadrados en el aeropuerto de Marsella y el otro se centra en la construcción de un concesionario para la marca Renault, de 7.000 metros cuadrados, en la localidad de Aix En Provence.

Pero esta oferta laboral no ha caído sola del cielo. Forma parte de la estrategia que el Ayuntamiento de Olvera lleva desempeñando para encontrar una oportunidad para sus vecinos desempleados. La idea es concisa: si no llegan trabajos hasta la Sierra, saldremos a buscarlos fuera.

Y en esta aventura se ha embarcado el gobierno local de Izquierda Unida de Olvera, con su alcalde Fernando Fernández, y el concejal de Empleo, José Luis del Río, a la cabeza. "No es plato de buen gusto tener que emigrar. Pero se trata de una salida más a esta crisis y un alivio para las familias que lo están pasando mal", explicó ayer el concejal de Empleo, conocedor del mundo laboral por su experiencia acumulada en el Instituto de la Seguridad Social, al que le tocó, en algún momento de su vida, también, emigrar.

Desde hace tres años, un grupo de ediles, con Del Río y una intérprete contratada por la institución municipal, cogen la maleta por unos días para plantarse en el sur de Francia y contactar con empresarios agrícolas para que tiren de jornaleros. Una iniciativa que ha reproducido, de igual manera, el Ayuntamiento de Puerto Serrano para amortiguar los efectos del paro. En estos momentos, hay en los campos vecinos 62 olvereños enganchados en alguna de las campañas de recolección de frutas. El Consistorio como enlace ha podido cerrar ya otros 40 contratos de temporeros, que partirán en unos días.

Pero la cosa ha ido a más. Y en la última incursión que los ediles olvereños hicieron, en abril pasado, a las tierras francesas contactaron con la multinacional Isotec, dedicada a la construcción, para ofrecer mano de obra local.

Y ha dado sus frutos. Ahora un representante de la misma firma ha viajado estos días hasta Olvera para entrevistarse con albañiles desempleados y explicarles las condiciones laborales que ofrece el mercado francés. La primera remesa que la firma contratará serán 16 encofradores parados, de entre 30 y 40 años, para los dos proyectos mencionados, de los que ocho se incorporarán el próximo mes de septiembre, y los otros restantes lo harán en enero de 2012.

La mayoría del sector de la construcción serrana trabajó en épocas de bonanza en la Costa del Sol. Pero con la crisis los trabajadores han vuelto a retornar a sus pueblos de origen, que no pueden absorber esta mano de obra.

También el responsable francés ha aprovechado la visita para formalizar contactos con ochos empresas auxiliares de la construcción afincadas en Olvera y dedicadas a la carpintería, cristalería, ferraya, para estudiar sus productos y precios. Pidió presupuesto, por ejemplo, para 350 toneladas de ferraya, 200 ventanas y 50 puertas y 3.000 metros de suelo. Ahora toca que estos negocios presenten sus propuestas. Según confirmó ayer el Consistorio, la multinacional dará una respuesta sobre futuros contratos durante el próximo mes de julio.

Isotec tiene sede en las poblaciones francesas de Marsella y Tarascón, donde rehabilitará un hospital del siglo XVII para uso residencial. Trabaja, también en el norte de África y tiene sede en Argel. "Las perspectivas son buenas. Se han llevado una buena impresión de lo que se hace aquí", confirma el concejal de Empleo. Si salieran adelante estos contratos las empresas contactadas no sólo proporcionarían material. También se encargarían del montaje. "Sería algo bueno. Muchos negocios han tenido que despedir, incluso, a la mitad de sus plantillas", cuenta Del Río, quien muestra su satisfacción.

"Fuimos a Francia a ciegas. Hoy empezamos a ver los frutos", concluye el concejal de Empleo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios