Los padres se manifiestan para frenar el traslado de los alumnos hasta Arcos

  • Argumentan que el cambio afectará al rendimiento de los escolares de entre 10 y 11 años

Padres de alumnos del colegio Sierra de Cádiz y vecinos de Algar se manifestaron ayer por las calles del municipio para protestar por la decisión de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía de trasladar el próximo año los cursos de 1º y 2º de ESO al futuro instituto Maestro Antonio Arocha, en Arcos.

La convocatoria partió sobre las cinco y media de la tarde desde el colegio Sierra de Cádiz para enfilar la calle Antonio Silva, continuando por la calle Real, en dirección a la plaza de Rafael Alberti. El nutrido colectivo de familiares y vecinos volvió a manifestar su rechazo a la medida que pretende adoptar la Delegación Provincial de Educación de trasladar ambos cursos hasta el proyectado instituto arcense.

Los padres dicen que el traslado diario hasta Arcos perjudicaría el rendimiento escolar de los alumnos, cuyas edades oscilan entre los 10 y los 11 años. Y ponen como ejemplo la "mala experiencia" que tienen con el traslado ya de los chavales que cursan 3º y 4º.

Además, argumentan que habrá "desarraigo" por parte de los más pequeños y problemas de conciliación familiar si se lleva a cabo esta iniciativa. Los manifestantes quisieron ayer dejar claro su "rotunda despolitización" de la marcha, argumentando que sólo reclaman "los derechos legítimos de nuestros niños".

En este sentido, los padres han enviado a través del Consejo Escolar alrededor de 700 firmas hasta Educación para intentar frenar la iniciativa. Y también se reunieron el jueves, en Arcos, un grupo de ellos con el delegado provincial de Educación, Manuel Brenes, para acercar posturas que, por ahora, no coinciden. Los afectados exigen, además, la vuelta de nuevo de los cursos 3º y 4º al pueblo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios