El ibis eremita cría en España tras 500 años

  • Un grupo de expertos logra que el ave en peligro de extinción nidifique en libertad en El Retín, Barbate

La última vez que esta estrafalaria ave puso un huevo en la Península Ibérica, el navegante portuense Juan de la Cosa emprendía su sexto viaje a América. Ahora, cinco siglos después, el Ibis eremita (Geronticus eremita), una especie en serio peligro de extinción de la que tan solo quedan 250 ejemplares en todo el mundo, parece que quiere dejar de ser un solitario a este lado del Estrecho. Y ha elegido un sitio privilegiado de la costa de la Janda para hacer su nido: un risco de la Sierra de El Retín, en Barbate. Detrás de este pequeño milagro natural hay más de cinco años de trabajo de expertos nacionales e internacionales, dos administraciones implicadas -la Consejería de Medio Ambiente y el Ministerio de Defensa-, un ambicioso proyecto -el Proyecto Eremita- y una gran dosis de buena suerte.

El departamento de la Junta que encabeza Cinta Castillo y el que dirige Carme Chacón informaron ayer de la noticia. El primero hizo hincapié en el gran avance que supone la reproducción en libertad de esta especie que casi llegó a desaparecer de la Tierra: tan solo quedan dos poblaciones silvestres en el mundo, una al suroeste de Marruecos y otra en la región de Palmira, en Siria. Hasta ahora, nunca se había conseguido que ejemplares nacidos en cautividad se aclimatasen al medio natural e iniciasen conductas de apareamiento y reproducción.

El objetivo fundamental del proyecto es lograr métodos efectivos de suelta de ejemplares procedentes de cautividad, para ser utilizados en futuras colonias silvestres. El programa cuenta con la participación del Zoo Botánico de Jerez y el asesoramiento científico de la Estación Biológica de Doñana del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Defensa puso el acento en que la reproducción se consiguió en el Campo de Adiestramiento de la Armada Española en la Sierra de El Retín, una zona de reposo de las aves migratorias que cruzan el Estrecho de Gibraltar. Recordó también el ministerio que dispone de 33 campos de maniobras y entrenamiento que hoy son espacios naturales. Y que en los últimos años, ha establecido normas para prevenir el deterioro del medio natural y facilitando su conservación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios