Los heridos de la 'banda de los Flores' también estaban cumpliendo condena

  • Como el abatido en el tiroteo, Manuel y Fernando Flores Nieto disfrutaban del tercer grado en el Centro de Inserción Social de Jerez · Anoche ingresó en la prisión de Puerto 2 el detenido ileso

Comentarios 34

Tres de los cuatro miembros de la banda de los Flores, responsable del asesinato de la joven Tamara Leyton y de cinco heridos por arma de fuego en los últimos dos meses en la provincia de Cádiz, disfrutaban del tercer grado penitenciario y cometían sus fechorías durante sus permisos de fin de semana. El titular del Juzgado Número 2 de los de Chiclana decretó al final de la tarde de ayer el ingreso en prisión incondicional para Manuel Flores Valverde, detenido ileso en el enfrentamiento con la Policía, tras prestar declaración durante más de dos horas. Anoche, en torno a las 21:15 horas, ingresaba en el centro penitenciario de Puerto 2 este miembro del peligroso clan que sembró el terror en el entorno rural de la provincia y que tuvo en jaque a decenas de agentes.

Si Cristóbal Flores Arenas, muerto en el tiroteo de Alcalá de los Gazules de un disparo en la cabeza, cumplía condena en la prisión de Huelva, sus hermanastros Manuel y Fernando Flores Nieto, heridos de bala en el enfrentamiento con la Policía, también estaban pagando penas de más de veinte años. Disfrutaban de las ventajas del tercer grado penitenciario en el Centro de Inserción Social (CIS) de Jerez, según confirmó ayer a este periódico un funcionario que llegó a coincidir en la prisión de Huelva con los cuatro delincuentes durante los años 94 y 95. "Los dos hermanos eran unos elementos, siempre metidos en trapicheos y peleas, pero el muerto era el peor de los cuatro", rememoró en declaraciones a este periódico. Los tres estaban en el módulo para presos conflictivos del centro penitenciario onubense, al que habían llegado tras el cierre de la cárcel de Sevilla 1, añadió. En la capital hispalense se afincaron huyendo de clanes rivales con los que habían tenido más que enfrentamientos en Castilla León.

Según relataron a este periódico las mismas fuentes, Cristóbal Flores Arenas cumplía más de ochenta años de condena por varios homicidios y sus hermanastros, más de veinte por diversos delitos con violencia. "Él era el que montaba todos los fregaos en el módulo de conflictivos, en el patio y donde fuese y los otros dos se dejaban llevar", agregó el funcionario de prisiones.

Una vez restablecidos de las heridas de balas, los hermanos Flores Nieto tendrán que declarar ante el juez y, con toda probabilidad, perderán el tercer grado del que disfrutaban en el Centro de Inserción Social de Jerez, para volver a prisión. El último parte médico los declaraba en estado leve, de manera que su comparecencia ante el juez se producirá muy a corto plazo.

Mientras tanto, J.C.G., el agente de la Guardia Civil atropellado accidentalmente durante el tiroteo de Alcalá de los Gazules, se recupera de sus heridas y de una intervención quirúrgica en piernas y caderas a la que fue sometido en el Hospital Puerta del Mar de la capital gaditana.

Los integrantes de esta peligrosa banda son sospechosos del homicidio de una persona, otros dos en grado de tentativa, varios delitos de lesiones con arma de fuego, más de 30 robos en viviendas, el robo de casi una decena de vehículos y la sustracción de una docena de armas largas y de una pistola, entre otros hechos delictivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios