barbate

El gobierno local apuesta por los fondos de ordenación y por un nuevo plan de ajuste

  • El alcalde, que ahora trasladará esta propuesta al resto de grupos políticos, espera lograr su respaldo

Miguel Molina. Miguel Molina.

Miguel Molina.

El alcalde de Barbate, Miguel Molina, ha comparecido en el salón de plenos del Ayuntamiento para dar a conocer las gestiones que ha desarrollado en los últimos días en varios ministerios de Madrid, como el de Hacienda y Administraciones Públicas, Defensa y Medio Ambiente, de los que dependen varios proyectos pendientes para la localidad, como el acogerse a los fondos de ordenación, lograr el compromiso para la aplicación de la Proposición No de Ley (PNL) sobre el Retín y la construcción de la nueva depuradora para Barbate y Zahara de los Atunes, respectivamente. Igualmente, se ha mantenido un encuentro con responsables de la Seguridad Social.

La situación económica del municipio y la reducción de la deuda que se mantiene con estamentos como la Seguridad Social y Hacienda centraron este encuentro, donde Molina avanzó que tienen como fecha límite el próximo día 22 de septiembre para remitir la aceptación de las condiciones de un nuevo plan de ajuste en una sesión plenaria, que hasta la fecha no se había celebrado al existir varias dudas con las exigencias planteadas por el gobierno y que han podido ser despejadas tras esta reunión en la capital del país.

Así, el regidor barbateño explicó que se han presentado sendos escritos a Hacienda y la Seguridad Social, en la que solicita una quita de los intereses de demora para que la deuda que se mantiene con ambos estamentos no siga creciendo mes a mes, algo que ya tienen claro que no se podrá llevar a cabo "porque no se le hace a ningún municipio en España, y que no lo van a plantear siquiera", se lamentaba Molina.

Sí le dan como opción la posibilidad de acogerse al Fondo de Ordenación y concentrar toda la deuda del Consistorio en una sola, agrupando los distintos préstamos y deudas pendientes, algunas de ellas con más de 30 años de antigüedad.

Miguel Molina asegura que se trata de "cambiar deuda pública por deuda comercial, no se trata de generar nuevas deudas, son deudas que existen de todos los años anteriores con todas las administraciones y con proveedores públicos", que ahora se unificarán y que se saldarán con un préstamo del Estado a diez años, con un uno por ciento de interés y que posee dos años de carencia.

El alcalde de Barbate lamenta que el tiempo en devolver ese montante económico es muy corto y será "difícil pagarlo", aunque, a renglón seguido, expone que "se dispone de dos años de carencia para regularizar la situación local y meter más recaudación, aunque no con subida de impuestos, sino que la gente del término municipal que aún no pagan impuestos municipales, lo hagan". Un plan de ajuste que también conlleva una reducción del Capítulo 1 que es el dedicado al pago de las nóminas del personal municipal.

Todos estos datos se pretenden trasladar el próximo lunes o el martes por la tarde a todos los portavoces políticos de la oposición con la idea de conseguir los 75 millones de euros que se adeudan a las distintas administraciones, proveedores públicos y por sentencias judiciales.

Esta situación, según explicó, Miguel Molina, pretende "tener la ficha limpia con la Seguridad Social y Hacienda, cumplir con el pago que se mantiene con ellos y poder concurrir a todas las subvenciones y objetivos que puedan venir a Barbate, y que hasta ahora se lograban recurriendo a terceros como la Diputación, o simplemente, con no concurrir".

El alcalde ha querido aclarar que "no es endeudar más a la población, es cambiar deuda de una forma a unas condiciones mucho mejores, ya que de estar pagando un 3 o un 5%, además de intereses elevados por recargo por los 47 millones que se le deben a la Seguridad Social".

La máxima autoridad local espera que la oposición respalde estas condiciones y que el Ayuntamiento se pueda acoger a estas condiciones ventajosas.

En cifras, el alcalde destacó los más de 4,6 millones de euros que llegarán al municipio cada año con la liberación de la Participación en los Ingresos del Estado (PIE), un montante que servirá en parte para cubrir los seguros sociales y hacienda en las nóminas de los trabajadores, mientras que otra parte puede destinarse a inversiones en el municipio barbateño, según expuso Molina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios