La gente se apiña en Conil

  • Durante los meses de julio y agosto, la población de la localidad jandeña pasa de los 20.000 habitantes que residen en invierno a cifras que rondan entre 80.000 y 90.000 personas

Comentarios 20

Ya lo dice el refrán: "Mucha gente junta, algo barrunta". Y no le falta razón. Durante el verano, Conil, ese pueblo costero que durante el invierno se debe a sus conileños, se transforma en uno de los centros de ocio que más personas congrega en toda la provincia gaditana. Hasta la localidad jandeña no sólo vienen de pueblos cercanos como Barbate, Vejer o Medina. Hasta aquí acude gente de toda la geografía española: madrileños y vascos principalmente.

Son las doce y media de la noche y a medida que se acerca uno a Conil, la densidad de tráfico aumenta. Despacio pero sin pausa. Una vez dentro, comienza uno de los principales problemas: aparcar. A pesar de que el Ayuntamiento ha habilitado más de 1.000 plazas de estacionamiento apenas es suficiente para acoger a toda la demanda existente durante los fines de semana. Estas plazas se distribuyen a lo largo del paseo marítimo, Avenida de la Paz, Virgen de la luz y zona alta donde muchas parcelas que se construirán se habilitan como parkings improvisados.

A pesar de las áreas habilitadas, son muchos los visitantes que se ven obligados a dejar sus vehículos en doble fila o encima de las aceras. Sin embargo, no por esto están exentos de castigo. La grúa municipal trabaja desde el 1 de julio hasta mediados de septiembre las 24 horas del día. Y no es para menos ya que en una noche han llegado a retirar hasta 18 vehículos, "y eso que sólo se llevan los coches que realmente obstaculizan el paso de otros ya que si se llevaran todos los que están mal aparcados, tendrían que abrir el campo de fútbol", comenta un conileño. El precio a pagar por el enganche es de 50 euros a los que hay que sumar la multa y los días que pase bajo custodia municipal.

La Fuente de los Leones es testigo del tránsito de personas que van desde la zona alta a la calle Peñón o Los Bateles, lugar designado por el Ayuntamiento para el botellón. Los más impacientes se anticipan y comienzan a beber las primeras copas delante de la Casa de la Cultura. Aunque la frase más escuchada en el municipio es que hay gente por todos lados, es la calle Peñón la que más personas aglutina. A modo de feria, las personas van desfilando por las diversas 'casetas' que están montadas a lo largo de la vía. Domingo Rodríguez, dueño del bar Forum, explica que "son muchos los locales que sólo abren desde Semana Santa a septiembre. Es algo que les sale rentable". Añade que, a pesar de la crisis, los turistas vienen "por todo lo alto".

Al ambiente nocturno nadie quiere faltar. Incluso una peluquería amplía su horario hasta el cierre de los bares. No hay nadie pelándose dentro, sólo es una forma más de burlar al tan criticado botellódromo.

Francisco está fumando en la puerta de atrás de la Terraza Medina. Mientras se lleva el cigarro a los labios cuenta que la crisis no se nota en los bolsillo de la juventud. "Sólo hay que ver las paradas de autobuses los sábados por la noche y los domingo por la tarde. Están todas llenas", comenta.

La otra cara, la de los vecinos, apenas se ve ya que casi no quedan en esta céntrica calle . "Están cansados de protestar y no poder descansar - explica Francisco- Yo creo que sólo quedan uno o dos, de hecho, en invierno aquí no hay casi nadie".

Una vez que cierran los bares de copas es la hora de oro en las discotecas. La Ícaro es una de las más sonadas entre los grupos de amigos. Con un aforo de 800 personas, Jose, su dueño, afirma que pueden pasar alrededor de 2.000 durante toda la noche. La declaración de Zona Acústicamente Saturada hace que cierren antes de lo que desearan. "El problema no somos nosotros", afirma Jose. "Es preferible que la gente esté dentro de la discoteca a que se pongan a gritar por la calle y molesten así a los vecinos", explica en la entrada del local. "Nosotros cumplimos con el horario pero hay otros lugares a los que la gente va cuando cerramos y es en el camino cuando se despierta a los demás".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios