El fiscal pide 75 años para 'El Ojos'

  • Ismael López, también conocido como 'el terror de Vallecas', está acusado de secuestrar, torturar y asesinar a un supuesto narco de Chiclana, 'El Pelón', para robarle 400.000 euros

La Fiscalía solicita para Ismael López, alias 'El Ojos', la pena total de 75 años de prisión. El también conocido como 'el terror de Vallecas', está acusado de secuestrar, extorsionar, torturar y asesinar a un supuesto narco de Chiclana, 'El Pelón', para robarle 400.000 euros procedentes del tráfico de hachís.

El fiscal procesa a 'El Ojos' por numerosos delitos: asesinato, pertenencia y dirección de una organización criminal, robo con violencia, detención ilegal, lesiones, allanamiento de morada, tenencia ilícita de armas y salud pública, entre otros.

Los procesados advirtieron que iban a matar a 'El Pelón' como a un perro, dice el fiscalLa Fiscalía apunta que el dinero estaba enterrado en el patio de una casa de Sanlúcar

Para el resto de los miembros de la banda que lideraba Ismael López, un total de 13, la Fiscalía pide también penas de cárcel elevadas que oscilan entre los 55 y los 71 años y medio por su implicación en los hechos que se juzgarán, previsiblemente, a final de año en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz.

El escrito de calificación fiscal recoge que en los primeros meses de 2014 'el terror de Vallecas' se propuso iniciar en la provincia de Cádiz las actividades criminales que venía realizando sobre todo en Madrid: sustraer vehículos tanto para venderlos como para utilizarlos para cometer otro delito, secuestrar a personas por un breve periodo de tiempo y luego liberarlas una vez obtenida una recompensa económica a cambio.

Para tal fin, en mayo de 2014 el líder de la banda alquiló una vivienda en El Puerto para que le sirviera de base para sus operaciones ilícitas. El fiscal del caso sostiene que, para conseguir sus objetivos, 'El Ojos' se valió de un grupo criminal que ya había organizado previamente y en el que él mismo y el procesado F.J.A.R. ejercían como jefes .

En julio de 2014 los dos cabecillas obtuvieron de una persona no identificada la información de que el chiclanero David Muñoz, alias 'El Pelón', podría ocultar una cantidad de dinero cercana a los 400.000 euros procedente supuestamente de su ilícita actividad de tráfico de hachís. Fue entonces cuando la banda capitaneada por 'El Ojos' concibió el plan de secuestrar al chiclanero para presionarle, que revelara el lugar donde guardaba el dinero y apoderarse de él.

Las conclusiones provisionales de la Fiscalía exponen que el 29 de julio de 2014 el grupo criminal se encontraba ya en la provincia. Sus miembros estaban repartidos entre las localidades de El Puerto, Jerez y Conil al objeto de preparar la acción ilegal que habían ideado: secuestrar a 'El Pelón', obligarle con violencia a entregarles una importante cantidad de dinero y acabar con su vida una vez conseguido el montante para evitar posibles represalias por parte de su entorno familiar.

Conformes ya todos los procesados en la comisión del delito, se decidió que el secuestro tendría lugar en la madrugada del 5 de agosto de 2014. Horas antes, sobre las 23:10 de la noche, mientras varios acusados realizaban labores de vigilancia, otros tantos, entre ellos 'El Ojos', se dirigieron al domicilio del supuesto narco de Chiclana. En un camino cercano a la vivienda encontraron a 'El Pelón'. Allí lo golpearon para reducirlo, lo introdujeron en el maletero de su propio coche y se dirigieron al piso que la banda había alquilado en El Puerto. Una vez allí, los implicados comenzaron a golpear de forma reiterada y violenta a David Muñoz por todo el cuerpo utilizando incluso un arma blanca. Pretendían así que el chiclanero les desvelara el lugar donde había guardado el dinero.

Según el fiscal, "la brutalidad del interrogatorio" llevó al supuesto traficante a admitir que tenía una cantidad no determinada de dinero en otra vivienda propiedad de su familia. Los acusados se dirigieron a dicho inmueble y lo registraron a fondo sin hallar nada.

Tras recibir de nuevo numerosos golpes, David Muñoz, que continuaba retenido en el piso de El Puerto, confesó a los procesados que había dado a guardar una importante suma de dinero a una pareja de su confianza que residía en Sanlúcar, por lo que los compinches de 'El Ojos' se dirigieron hacia allí, llevando a esta vez a 'El Pelón' con ellos.

Sobre las 5:00 de la madrugada del 5 de agosto de 2014 los miembros de la banda llegaron a la casa de la pareja sanluqueña. Para conseguir acceder a ella, forzaron a David Muñoz para que gritara que había tenido un accidente de coche. Tan pronto la pareja salió a ver cómo se encontraba su amigo, los procesados se abalanzaron sobre ellos y entraron en la casa portando armas de fuego cortas y cubriendo sus rostros con máscaras y prendas textiles. A continuación apuñalaron gravemente al hombre de la pareja para que les revelase dónde estaban los 400.000 euros. Tras unos minutos, la pareja admitió que el dinero estaba custodiado por otros amigos en otra vivienda diferente de Sanlúcar.

Los secuaces de 'El Ojos' partieron hacia ese nuevo domicilio. Cuando llegaron amenazaron a una mujer que les reconoció que el dinero estaba en un sobre enterrado junto a un columpio ubicado en el patio trasero de la vivienda. Los integrantes de la banda criminal se hicieron entonces con "una cantidad indeterminada de dinero", dice el fiscal.

Con el sobre en su poder, los procesados advirtieron que iban a matar a 'El Pelón' "como a un perro". Como el supuesto narco temía por su vida y se resistía a abandonar la morada de sus amigos para acompañar a los acusados, estos le colocaron un cordón desde la zona del mentón hasta la zona posterior de la cabeza.

La Fiscalía sostiene que David Muñoz carecía de cualquier opción de defensa ante las heridas que ya sufría, la superioridad numérica de los acusados -que además se hallaban armados- y por encontrase parcialmente inmovilizado. La banda de 'El Ojos' lo trasladó a un lugar no precisado para quitarle la vida, tal como habían decidido. Con un arma blanca le propinaron numerosos cortes y pinchazos, causándole un total de 14 heridas que alcanzaron órganos vitales como los pulmones, corazón e hígado. Finalmente le levantaron la cabeza y, tirando hacia atrás del cordón referido, le asestaron dos tajos en el cuello seccionando la arteria carótida. Esto le ocasionó un importante derrame sanguíneo que dio lugar a un shock hipovolémico posthemorrágico y, acto seguido, la muerte de la víctima.

Después del crimen, señala el fiscal, los acusados se dirigieron a una zona semirural cercana a la urbanización Torrealta en Puerto Real y arrojaron allí el cadáver.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios