El fiscal pide penas de 36 y 54 años por el fuego que causó dos muertos en Rota

  • La Fiscalía acusa a tres militares de provocar en una casa el incendio que en 2005 acabó con la vida de un joven de 21 años y su hija de 11 meses. El motivo: vengarse de un engaño al comprar cocaína

Tres militares que en 2005 se encontraban en la Base Naval de Rota se sentarán en el banquillo el próximo junio como acusados de haber provocado en un bloque de viviendas de esa localidad, en venganza por un engaño al comprar cocaína, el incendio que en septiembre de ese año acabó con la vida de un joven de 21 años de edad y de su hija de 11 meses. El fiscal solicita para dos de los procesados 54 años de prisión por un delito de incendio, dos de asesinato y tres de lesiones. Para el tercero pide 36 años por los mismos delitos porque admite una atenuante de trastorno mental. La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cádiz ha señalado el juicio para los próximos días 11 y 12.

Los hechos sucedieron la madrugada del 11 de septiembre de 2005 en un bloque de la calle Virgen de las Nieves. Además de las dos muertes, el incendio causó lesiones a diez vecinos del inmueble. El escrito de acusación del fiscal afirma que los militares compraron una bolsa de gasolina y que vertieron el contenido sobre unos ciclomotores que se hallaban en el portal del bloque. Luego, con un mechero, prendieron fuego. Eran poco más de las cuatro y media.

Los vecinos del bloque intentaron huir de las llamas. Juan Bermúdez Bustamante, que llevaba en sus brazos a su hija Esperanza, un bebé, no lo consiguió: ambos sufrieron quemaduras y problemas respiratorios a causa del humo y fallecieron poco después. Sí lograron escapar del fuego personas que, como Nieves Bermúdez, esposa y madre de los fallecidos, saltaron por las ventanas y otras que abandonaron el edificio por las ventanas traseras. La viuda del fallecido se rompió un pie y otro vecino también sufrió fractura de un pie y daños en la columna.

El fiscal explica que todo comenzó cuando los tres procesados, J.C.L., A.F.G. y J.F.P., pertenecientes a las Fuerzas Armadas y con sede profesional en la Base Naval de Rota, se encontraban tomando copas en esa localidad y decidieron comprar cocaína. Se dirigieron a la calle Virgen de las Nieves y allí le encargaron a I.B. que se la consiguiese y le entregaron sesenta euros.

El escrito de acusación agrega que el intermediario incumplió el trato: que se quedó con el dinero y no les dio la cocaína. Que entonces el procesado J.C. propuso a los otros dos ir a comprar gasolina y pegarle fuego al bloque en el que habían visto entrar a I.B., por lo que se acercaron en coche a una gasolinera ubicada en la avenida María Auxiliadora, llenaron una bolsa de plástico con gasolina y regresaron a la calle Virgen de las Nieves.

Allí, narra el fiscal, el procesados J.F. se quedó en el automóvil vigilando y los otros dos entraron en el portal del número 4 de la calle, donde se encontraron con una mujer a la que habían visto previamente, cuando concertaron la adquisición de la cocaína con el intermediario. Le preguntaron por I.B., agrega el escrito de acusación, y si allí se vendía droga, a lo que ella respondió que no sabía nada y que se fueran de allí.

El fiscal explica que los dos procesados esperaron a que la mujer subiese las escaleras y entonces vaciaron la bolsa de gasolina sobre unos ciclomotores que se hallaban en el portal, pegaron fuego con un mechero y provocaron así una gran llamarada que incendió el edificio. Los tres procesados, añade, huyeron rápidamente del lugar, volvieron a un pub en el que habían estado tomando copas anteriormente, permanecieron allí y después, hacia las seis de la madrugada, se fueron a la Base Naval.

Los tres procesados fueron detenidos en enero de 2006 tras una investigación policial que condujo a ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios