El fiscal pide 13 años de cárcel para un profesor de equitación de El Portal por abusar de una alumna

  • La sacó de casa de sus padres con el pretexto de "enseñarle unas monturas" para caballos

Un operario trabaja en la señalización de la Seccción Octava de la Audiencia. Un operario trabaja en la señalización de la Seccción Octava de la Audiencia.

Un operario trabaja en la señalización de la Seccción Octava de la Audiencia. / PASCUAL

La Fiscalía solicita 13 años de prisión para Manuel C. H., un profesor de equitación acusado de agredir sexualmente a una de sus alumnas. Según narra en su escrito de calificación el Ministerio Fiscal (rubricado en esta ocasión por la fiscal especial para delitos de género María Gala), sobre las 22:30 horas del 1 de marzo del año pasado, Manuel C. H. se encontraba en casa de sus vecinos en la barriada rural de El Portal. El acusado había acudido allí a pedirle al dueño de la casa un paquete de tabaco que le había encargado y a tomarse una cerveza con él. Hasta ahí todo resultó absolutamente normal, si bien en dicho momento el procesado comenzó a entablar conversación con la hija de su conocido, una niña de 11 años.

Un hecho especialmente relevante es que Manuel C. H., el acusado, enseñaba a montar a caballo a la pequeña junto a otros menores de edad. Fue entonces, según el Ministerio Fiscal, cuando le dijo a la menor que la acompañara a casa "porque le iba a enseñar unas monturas". La madre insistió incluso en que la hermana pequeña les acompañase a ambos a lo que el acusado se negó bajo la excusa de que "volvería en un momento".

Fue entonces cuando aconteció el triste episodio que, por el momento, se salda con la petición pública de trece años de prisión para el acusado. Refiere el escrito de acusación lo siguiente: "El acusado la hizo entrar y cerró la puerta con un candado corredero. Empezó a hablar con la menor preguntándole si era virgen, si había mantenido relaciones sexuales con el hermano de su amiga o si su padre la había tocado alguna vez. La menor -continúa la fiscal en su escrito- le decía que la dejara y el procesado insistió diciéndole que le iba a enseñar cómo mantener relaciones sexuales".

Ante todo esto la menor se fue hasta la puerta para intentar escapar, pero el acusado la agarró de una muñeca y tiró con fuerza de ella hasta un sofá. El procesado comenzó a despojarla de sus ropas y comenzó una serie de tocamientos y llegó a penetrarla sin eyacular en la vagina de la víctima. Los ladridos de los perros, al llegar el padre de la pequeña, pusieron fin a esta agresión. La madre mandó al esposo a buscar a la niña, ya que estaba extrañada por la tardanza.

"El procesado se vistió deprisa y le dijo a la niña que hiciera lo mismo. Abrió la puerta y comenzó a hablar de monturas con ella como si no hubiera pasado nada. De vuelta a casa, el padre, al ver a la niña con la cara enrojecida y muy callada, la mandó al baño a lavarse las manos y fue tras ella preguntando qué había ocurrido". La explicación que en aquel momento alcanzó a dar la niña no fue otra que "Manuel había intentado besarla. Fue en ese momento cuando la madre echó al acusado de la casa y telefoneó a la Policía".

Como consecuencia de los hechos relatados la pequeña de 11 años sufrió lesiones consistentes en cuatro heridas en los brazos muy superficiales (por el agarre), un pequeño hematoma en el pecho derecho junto a otras lesiones menores. Los forenses no detectaron lesiones genitales en el himen, en la zona vaginal. Tampoco en el ano

Los hechos descritos son constitutivos, según el Ministerio Fiscal, de la referida agresión sexual, para los cuales solicita además de los mencionados trece años de prisión, una orden de alejamiento a más de 300 metros de la persona víctima, una libertad vigilada en cuanto salga de prisión en caso de ser condenado, así como 245 euros por las lesiones sufridas y otros 9.000 por los perjuicios morales.

El juicio será visto por la Sección Octava de la Audiencia Provincial, con sede en Jerez, en la avenida Álvaro Domecq.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios