La familia de la víctima espera del detenido que "el peso de la Ley le caiga encima como una losa"

  • Vecinos del detenido destacan el elevado número de denuncias que pesaban sobre Juan Manuel

Comentarios 4

"No me explico que una persona con tantos hechos delictivos no estuviera ya en la cárcel. Lo único que esperamos ahora es que el peso de la Ley le caiga encima como una losa". Así se expresaba el suegro de la víctima, Eladio Martínez, minutos después de que el presunto asesino abandonara, a las dos menos veinte de la tarde, el Juzgado de Chiclana tras prestar declaración.

Y es que, según comentaron varios vecinos del detenido, "desde hace tres o cuatro años se había dado a la mala vida y tenía denuncias por numerosos delitos".

Así, uno de los vecinos aseguraba que "la semana pasada me destrozó prácticamente el coche cuando lo tenía aparcado en la calle Hormaza y a la novia de mi hijo le robó la moto".

Otra vecina del detenido lamentaba que "me quemó el coche y lo peor de todo es que, como nadie lo había visto, estaba allí delante, casi al lado mío, mientras ardía".

Conocidos del detenido señalaban que el joven "se había criado prácticamente con su abuela, hasta que murió hace dos años. Su padre también murió hace años y su madre apenas se ocupaba de él", señalaba una vecina de la zona.

La llegada y salida del detenido fue presenciada por medio centenar de personas, muchos de los cuales exteriorizaron su ira por el trágico asesinato. Entre uno y otro momento, un amplísimo dispositivo policial vigilaba tanto el acceso al aparcamiento, como el propio subterráneo y la sala en la que Juan Manuel Jiménez prestó declaración ante el titular del Juzgado número 2 de Chiclana, Julio Serrano, quien, al igual que el abogado del detenido, prefirió no hacer ningún tipo de declaración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios