3.600 euros por tocarle el trasero a una joven en Jerez

  • Los hechos sobre los que dictará sentencia un Juzgado de lo Penal ocurrieron en una discoteca. El fiscal considera que hubo un delito de abuso sexual

Comentarios 15

Un joven universitario se enfrenta a una multa de 3.600 euros por un delito de abuso sexual y una falta de amenazas, un abuso sexual que se resume en tocar el trasero a una chica que no conocía en una discoteca de Jerez que se ubica en la avenida de Méjico.

Los hechos fueron enjuiciados recientemente en el Juzgado de lo Penal número 3 de Jerez, donde el acusado negó en todo momento lo que se le imputaba, señalando que "no soy persona de eso". Incluso negó haber pasado cerca de la joven en una discoteca en la que, explicó el procesado, había mucha gente en un día como la víspera de Nochebuena, bien entrada la madrugada.

Lo más curioso de este caso es que fue el mismo imputado el que telefoneó a la Policía poco después de que los porteros del local lo invitaran a marcharse de la discoteca en la que se encontraba junto con unos amigos.

Ni siquiera es un lugar al que suela acudir el acusado, según confesó, sino que fueron allí porque estaba todo cerrado.

El acusado dijo no entender lo que había pasado en el lugar y alegó que simplemente una chica y él cruzaron las miradas, algo que no agradó al novio de la joven.

El procesado señaló que no conoce a ninguno de los dos, pero para más inri hubo luego un altercado en la puerta que deberá verse en otro procedimiento penal porque supuestamente existe un parte de lesiones.

El imputado declaró también en el juicio que aquella noche se había bebido unas copas y que no recordaba que hubiese amenazado a nadie.

La chica fue la que dio más detalles del incidente como principal perjudicada. Dijo que estaba bailando en la discoteca y que notó cómo le cogieron el trasero. Fue entonces, según su versión, cuando su novio se dirigió al acusado y le pidió que dejara tranquila a su chica.

No obstante, hubo una segunda aproximación y de nuevo la misma acción, pero esta vez con un roce que iba más allá, "un roce que no fue casual", dijeron.

Avisaron al portero y fue éste el que dio un toque de atención al encausado, haciendo que abandonara el local.

La joven afectada negó taxativamente haber cruzado la mirada en la discoteca con el chico que se sentaba en el banquillo. La chica subrayó además que luego este joven la amenazó con que se iban "a enterar".

El novio de esta chica apuntó que vio en dos ocasiones cómo le cogieron el culo a su novia y que a la segunda, un amigo del joven le pidió que dejara al inculpado y argumentó que éste "llevaba dos copas".

Por eso avisaron al portero para que interviniera y zanjara el incidente. Ese amigo del encausado señaló que no vio que en ningún momento se acercara su amigo a aquella chica.

El fiscal pide 24 meses de multa a 5 euros diarios al considerar que de trata de un delito continuado de abusos. La defensa solicita la absolución y en todo caso, que el asunto sea considerado como una falta de vejaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios