Los estibadores respiran con tranquilidad aunque prefieren prevenir antes que curar

  • Aplauden las medidas por parte de la Autoridad Portuaria pero creen que todo es "mejorable"

Imagen de un modelo de tolva ecológica. Imagen de un modelo de tolva ecológica.

Imagen de un modelo de tolva ecológica. / d.c.

Cuando el Río suena... La Junta de Andalucía ha puesto sobre la mesa un informe sobre la salud de los habitantes de la barriada puertorrealeña del Río San Pedro alentando una inquietud que ahora le resulta difícil de apaciguar. Al otro lado, el Partido Popular loco por sacar a la luz un informe que sabe que puede hacer daño a la Autoridad Portuaria y al histórico socialista que tiene al frente, José Antonio Blanco. Mientras tanto, la APBC se defiende repartiendo de una manera bastante insolidaria culpas con Dragados.

Todo se ha convertido en una batalla política en la que los vecinos del Río se llevan la peor parte al no saber si mirar a La Cabezuela como quien lleva tiempo durmiendo con su enemigo o si alzar la vista hacia un tendido eléctrico que alimenta la alta tensión entre la ciudadanía y los responsables políticos.

Por otra parte, puestos a buscar a posibles perjudicados por los movimientos de los graneles en La Cabezuela y por el polvo en suspensión que ellos provocan, representantes de la estiba del puerto de Cádiz afirmaban ayer a este periódico que observan el resurgir de esta eterna polémica medioambiental con tranquilidad aunque siempre en alerta, a la vista de que nadie, ni Salud ni Medio Ambiente, sentencian este galimatías con alguna voz que por fin imponga una tesis convicente.

El que habla en nombre de la estiba es hijo y nieto de estibadores: "entre nosotros no tenemos una mayor incidencia de enfermedades respiratorias por encima de lo normal en cualquier otro trabajo, y nos sorprende toda esta polémica".

Lejos de evadir el tema con tal de no hacerle daño a lamano que le da de comer, este estibador afirma que las medidas son siempre mejorables y que, a la vista de toda esta polémica, sería ahora el momento para intentar promover una inversión para la adquisición de tolvas ecológicas que evitan, en buena parte, la dispersión del polvo durante las descargas de los graneles. Aprovechan además para recordarle a la APBC una propuesta realizada hace ya años basada en plantar una barrera natural de árboles, creía recordar que eucaliptos, para evitar que el polvo de La Cabezuela llegara al Río San Pedro.

De todas maneras, el citado representante de los portuarios gaditanos valoraba de manera muy positiva el desvelo mostrado por la Autoridad Portuaria por atajar las posibles consecuencias negativas que puedan llegar de la mano de las descargas de graneles. "Nos vigilan y alentan que nuestras descargas sean responsables, por nuestro bien y por el bien de nuestros convecinos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios