Un gran estanque será el corazón de la nueva sede del Consorcio Aletas

  • El proyecto es obra del arquitecto sevillano Antonio Tejedor y contempla también la reforma de la casa de la finca La Cerería y la construcción de otro edificio de oficinas para las empresas que se instalen

Las Aletas era agua. Marismas del Guadalete que el Gobierno franquista desecó en los años 50 para realojar a los agricultores propietarios del suelo de la futura Base Naval de Rota. Los terrenos fueron ocupados y aunque se quisieron transformar en un arrozal, la iniciativa no fraguó y el vínculo con el líquido elemento se fue evaporando.

Hasta ahora. El Consorcio Aletas quiere recuperar desde el principio esta tradición acuícola con los primeros cimientos que se pondrán en el nuevo parque empresarial y logístico. Serán los de la sede institucional, que se instalará en La Cerería, una bella finca situada en un altozano de este terreno perteneciente al término de Puerto Real. El Consorcio ha seleccionado la propuesta de ordenación realizada por el arquitecto sevillano Antonio Tejedor, que tiene como eje central un gran estanque de 600 metros cuadrados. Contará con plantaciones acuáticas típicas de la zona, como carrizos, pero lo más singular es que será "ecológico", ya que dispondrá de un sistema de autodepuración que evitará usar productos químicos en su mantenimiento.

Este factor ha sido clave para su selección porque, según rezaban las bases del concurso, el diseño debía conciliar los dos principales valores del proyecto: actividad tecnológica y respeto al medio ambiente. "Modernidad y tradición", según lo entiende Tejedor, que ha bautizado su creación como "los jardines de Las Aletas" con el propósito de evocar "la arquitectura tradicional andaluza y su jardinería, y el progreso y la cohesión social que representan Las Aletas". Un "reto interesante y novedoso", pero también complejo, según reconoció el autor, porque el agua del estanque se tomará de la propia finca y será necesario realizar estudios geológicos e hídricos del terreno para testar su calidad y el comportamiento de las plantas.

Además del estanque central, el plan de ordenación diseñado por Tejedor contempla la rehabilitación del edificio ya existente, de más de 500 metros cuadrados, que se adaptará para albergar las dependencias del Consorcio, y la construcción de un segundo inmueble, con el doble de superficie pero menor altura, que acogerá, entre otros usos, las oficinas de las empresas que se instalen en el parque. En suma, menos de 2.000 m2 de edificabilidad en una superficie total de 11.000, lo que también concuerda con el criterio de baja densidad constructiva que inspirará la urbanización de este nuevo espacio productivo de la Bahía.

También habrá aparcamientos, aulas, almacenes y cafetería. En conjunto, "un programa no muy amplio que permitirá empezar pronto los trabajos", según detalló el arquitecto sevillano, que prevé finalizar en tres meses la redacción del proyecto básico y de ejecución para iniciar las obras, de unos ocho meses, antes de fin de año.

La construcción de esta sede institucional es el primer proyecto adjudicado por el Consorcio Aletas, cuyo nuevo consejo de administración -reconfigurado tras las elecciones-, deberá resolver en las próximas semanas la concesión de la redacción del plan de urbanización del parque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios