Unos 20 enfermeros y médicos han denunciado agresiones este año

  • Los profesionales sanitarios estiman sin embargo que el número real de casos de ataques físicos o verbales es, al menos, el doble, una cifra que consideran "alarmante"

Comentarios 2

El pasado miércoles se produjo en el Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz una agresión a un enfermero en el área de Urgencias por parte de la mujer y la hija de un paciente. Este caso, denunciado por la víctima, se suma a las otras seis denuncias realizadas por estos profesionales sanitarios en lo que va de año. Por su parte han sido 14 los médicos que tras verse involucrados en una situación similar han transmitido los hechos a las autoridad policial.

Sin embargo tanto el Colegio de Médicos como el de Enfermería estiman que los casos denunciados representan tan sólo una parte de las agresiones físicas y verbales que se producen en los centros de salud y hospitales de la provincia. En concreto, para el Colegio Oficial de Médicos los casos reales sumarían al menos el doble, mientras que el Colegio de Enfermería cree que sólo denuncian el 20% de los agredidos. Los colegios profesionales añaden además que en los últimos años los casos están aumentando de forma progresiva. Así por ejemplo el pasado 2007 el Colegio Médico asesoró por este motivo a 48 facultativos, un 20% más que en 2006.

Una cifra que ayer el presidente del órgano colegiado de Enfermería, Rafael Campos, calificó como "alarmante". Campos atribuye el aumento de las agresiones a las altas expectativas del usuario. Aunque aclaró que en ningún caso están justificadas este tipo de actuaciones violentas, explicó que "el problema está en que se le transmite al ciudadano que se le va a atender estupendamente y de forma rápida y luego tiene que esperar siete horas". Los que sufren las consecuencias, añadió, son los que están más cercanos al paciente, además de los médicos, las enfermeras, auxiliares e incluso celadores y personal de administración.

Según la asesoría jurídica del Colegio de Médicos las agresiones habitualmente responden a situaciones similares que nada suelen tener que ver con procesos fuera de lo normal o de urgencia en los que peligre la vida de una persona. Por contra, como explica Carmen Miranda, "siempre suelen ser el mismo tipo de cosas como que se le exige al médico un medicamento u otra cosa que no puede hacerse porque no lo permite el protocolo o no existe competencia, o simplemente por largas esperas".

Por su parte la Delegación Provincial de Salud, a raíz de la agresión producida en el hospital de Cádiz, quiso condenar "cualquier tipo de agresión, física o verbal, dentro y fuera de un centro sanitario". Se quiso resaltar asimismo que "bajo ningún concepto se puede justificar una actuación violenta". La Delegación de la Consejería de la Salud recordó igualmente que existe un protocolo de actuación en estos casos y que conforme al mismo se actuó el miércoles cuando propinaron un golpe en la cara y varias patadas a un enfermero en el Puerta del Mar. Así, se tramitó un parte de accidente laboral, se acompañó al enfermero a Comisaría para efectuar la denuncia y se le ofreció asesoramiento jurídico y psicológico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios