"Lo único que quiero es ducharme", dice Rafael Ávila tras abrazar a su familia

  • Los secuestradores ponían hoy, como fecha límite, para que les pagaran 2 millones de rescate · José Manuel Ávila dice que "hemos llevado la negociación a espaldas de la Policía"

José Manuel Tirado, hermano del liberado Rafael, de 45 años, señaló ayer, sobre las 11:30 horas, en las puertas de la casa del patriarca familiar, Rafael Ávila Camacho, 'Villa Rosa', "que mi hermano está bien. Tiene algunas señales en las muñecas, tras estar atado, y está sedado porque no ha podido andar durante estos 15 días. Aparentemente, está bien: no lo han maltratado". Y añadió que "no sé si ha tenido un contacto con uno o dos de los secuestradores. No sé, con seguridad, qué le pasó". La esposa de Rafael había confirmado minutos antes el buen estado de salud física de su marido.

José Manuel explicó que "hoy se cumplía el plazo que ellos (por los raptores) nos habían impuesto en el que se iba a efectuar el pago. Eran unos dos millones de euros los que no pedían (la primera pista apuntaba a que los raptores les habían solicitado hasta 10, horas después de retener a Rafael)".

José Manuel, portavoz de la familia Ávila, explicó que "hemos llevado la negociación a espaldas de la Policía. Compréndanos. Teníamos mucho miedo, temíamos que le pasara algo y estábamos actuando bajo amenazas". Horas después de la denuncia presentada formalmente por la desaparición de Rafael Ávila, una familiar ya destacaba a este periódico que la casa, del ahora liberado, en la avenida Bajo de Guía, podría estar bajo vigilancia de "alguien", sin poder concretar de quién o quiénes se trataban.

José Manuel Ávila Tirado, que ha mantenido un trato exquisito con los medios de comunicación durante los 16 días del secuestro de su hermano a pesar de la incertidumbre, agradeció el apoyo prestado por la sociedad sanluqueña, y dijo que "es una alegría indescriptible. Él está bien de salud", reiteró. Círculos muy próximos a la familia confirmaron que el liberado está bien de salud física, pero que sufre un gran schock emocional. "Está ido", dicen. "Lo más bonito ha sido el abrazo que se han dado entre los hermanos", añadieron esos círculos que, como reiteran en Sanlúcar, son muy cercanos a la familia Ávila Tirado.

El mismo portavoz familiar señaló que "mi hermano está descansado en casa, es lo lógico. Ya lo han atendido en un centro de salud después de liberarlo y no han visto nada raro. Lo primero que nos dijo es que quería ducharse". José Manuel Ávila señaló que, entre las 02:00 y las 02:30 horas de ayer miércoles, recibió una llamada de la Policía, que le confirmó la liberación de su hermano en una intervención de los GEO (Grupos Operativos Especiales) en Almonte. "Estoy muy contento: hemos sufrido mucho, hemos padecido mucho, tanto él como el resto de la familia", agregó con entereza.

José Manuel y su mujer y, quizá, Rafael, comparecerán hoy en una rueda de prensa en un hotel de Sanlúcar para intentar proporcionar más detalles de un suceso de final feliz que, como destacaba tanto la familia como la mayoría de sanluqueños, ha consternado a la provincia durante 16 angustiosos días. Nadie recuerda un rapto tan prolongado.

José Manuel y su esposa, que recibieron el apoyo de familiares y amigos próximos en el chalé 'Villa Rosa', apenas tuvieron tiempo para atender a los medios de comunicación y trasladarse a su casa. Les dio tiempo para darse una ducha y cambiarse de ropa. El otro hermano, Javier, que ha mantenido una gran entereza también, prefirió pasar desapercebido y salió raudo al volante de un todoterreno de la casa del patriarca. Las reacciones, plenas de emoción, se sucedían y se entrecruzaban en la ciudad. La esposa de Rafael Ávila, señaló que había podido hablar con él y que le dijo que se encontraba bien, informó la agencia Efe. La esposa, que se presentó como Mila, habló con un tono de voz que expresó la dureza de la situación por la que ha atravesado estos 16 días de cautiverio, mientras agradecía el apoyo y la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y de los medios de comunicación.

"Gracias a todos, aún no puedo hablar, pero mi cuñado, que ha sido el portavoz de la familia durante este tiempo, ofrecerá un comunicado a lo largo del día para explicaros más detalles", añadió. Horas después, José Manuel informó. Algunos sanluqueños se acercaron a 'Villa Rosa', ora para apoyar a la familia, como hizo un hombre, ora por cotillear.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios