La desunión sindical y la falta de proyectos a la vista tensionan el proceso post-Delphi

  • UGT amenaza a la Junta con irse de la mesa de negociación si no materializa las iniciativas · El sindicato carga contra USO y CGT y denuncia la agresión a uno de sus miembros

Comentarios 2

El sindicato UGT dijo ayer "basta ya". Por primera vez desde que se inició el proceso de recolocación de los ex trabajadores de Delphi, esta formación lanzó tres mensajes claros. Uno, a la Junta de Andalucía: si no concreta en breve plazo los proyectos anunciados y se materializan con la pronta recolocación de los ex trabajadores de Delphi, abandonará la mesa de seguimiento. El segundo, a los propios ex empleados de la factoría: les recomendó paciencia y comprensión porque el plan ideado para ellos no tiene igual en toda España "y porque en Cádiz hay 115.000 parados y no tienen la misma solución que ellos". Y el tercero, a los dos sindicatos minoritarios presentes en la referida mesa negociadora, CGT y USO. A ellos se dirigió al afirmar que "para lo que están haciendo, mejor que se vayan; sólo se dedican a echar la caña, a decir que no firman pero sí a participar. Lo único que consiguen es caldear los ánimos de los ex trabajadores".

Así de claro se pronunció el responsable andaluz de la Federación del Metal, Construcción y Afines de UGT, Manuel Jiménez, quien compareció en rueda de prensa junto a los responsables provinciales del sindicato, Pedro Custodio González y Braulio Martínez.

El sindicalista fue contundente y aseguró que, fruto de esa tensión acumulada (de la que también culpó a los partidos políticos por usar la situación de la ex plantilla de Delphi "como moneda de cambio"), un delegado sindical de UGT fue agredido el pasado miércoles, por lo que el sindicato ha tomado ya las oportunas medidas legales. Aunque no quiso desvelar ni al agredido ni al agresor, Jiménez si afirmó que este incidente se ha producido por la "tensión y las tremendas presiones" que están creando entre los trabajadores algunos políticos y la "caña" que están dando USO y CGT "que creen que si no se recoloca a la gente es por culpa de CCOO y UGT, y nosotros estamos aquí para ayudar; la única culpable de todo esto fue la empresa Delphi cuando cerró".

Nada más conocer las palabras del representante ugetista, uno de los sindicatos minoritarios aludidos, CGT, no dudó en entrar en el juego y responder. Así, su portavoz en la sección sindical que había en Delphi, Isidro Jiménez, pidió a UGT que no los utilice "si se ha enterado ahora de que no hay fábricas y no hay empresas" para recolocar a los ex empleados de Delphi, y por ello "se quiere salir de la mesa de seguimiento porque se siente engañada por la Junta". Asimismo, acusó a UGT de haber sido este sindicato el que "sistemáticamente ha estado provocando desde el principio". Para Jiménez, "UGT quiere buscar ahora la excusa de un incidente que ha sucedido para culpar a CGT y a USO" y señaló que tienen "muy claro que la provocación ha sido sistemática por parte de UGT y CCOO, que se han reunido a escondidas con la Junta de Andalucía desde el principio".

El otro sindicato aludido, USO, mostró ayer su rechazo ante la agresión sufrida por un representante sindical de UGT y defendió la utilización del diálogo como "herramienta" para solucionar la crisis de Delphi. Fuentes del sindicato recalcaron a Europa Press su "rechazo tajante ante cualquier tipo de acción violenta", aunque criticó las declaraciones realizadas por el responsable de UGT y aclaró que han mostrado su "plena disposición a trabajar en unidad". USO tildó de "vergonzosas" las declaraciones de Manuel Jiménez, al considerarlas "impropias" de una persona de su cargo. Y es que, a su juicio, "aprovecha el lamentable hecho ocurrido con un representante de su sindicato" utilizando "palabras que demuestran un tono de venganza, sacando fuera de contexto algunas discrepancias que se trataron en la última convocatoria de la mesa de seguimiento sobre la formación".

A última hora de la tarde de ayer, la delegada provincial de Innovación, Angelines Ortiz, quiso lanzar un llamamiento a la calma y a la tranquilidad a los sindicatos. Aseguró que "todo va sobre ruedas, va en los plazos previstos y ellos tienen todos los detalles que se les ofrecen en la comisión de seguimiento. Lo que ocurre es que la instalación de una empresa no es como freír un huevo, lleva sus trámites". No obstante, la delegada emplazó a los sindicatos a la comparecencia de la próxima semana en la que el consejero de Innovación, Francisco Vallejo, "ofrecerá en el Parlamento todos los detalles sobre plazos de instalación, de puesta en marcha de las empresas anunciadas, así como de recolocación de los ex trabajadores de Delphi".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios