Miguel Molina. ALCALDE DE BARBATE

"Hemos descubierto bloques que nunca pagaron el IBI"

Miguel Molina. Miguel Molina.

Miguel Molina.

Barbate es un caso peculiar geográficamente. El 83% de su término municipal está ocupado por el Ejército, el Parque Natural, las costas o las carreteras. Está encajonado, apenas puede crecer. Eso Molina ya lo sabía cuando accedió a la alcaldía. No sabía otra cosa: "Nos encontramos una patata cruda, debíamos una cantidad estratosférica. Habiéndola reducido, entre Diputación, Hacienda andaluza, Hacienda española, Seguridad Social... En total, debemos aún 72 millones. Todas son deudas antiguas".

Pero en el inicio ese no era el principal problema, sino las cuatro nóminas y media sin pagar. "Me comprometí con los trabajadores y hasta que no pagamos las nóminas no cobré". La plantilla del Ayuntamiento de Barbate es de 320 trabajadores, pero se acercó a los 400. "Ahora pagamos 400.000 euros de nómina. Aún es alto pero cada vez se jubilan más trabajadores. El plan de ajuste no permite reponer personal". Y con eso se tienen que apañar, no hay dinero para externalizar ningún servicio. Esos 320 trabajadores lo tienen que hacer todo, incluida la vigilancia de las playas. Por no haber, no hay ni dinero para integrarse en el Consorcio de Bomberos, "no tenemos los ciento y pico mil euros que cuesta todos los meses. No nos lo podemos permitir. Cuando entra el dinero, pagamos nóminas, servicios básicos y poco más".

Pero el alcalde se muestra orgulloso de que, con ingenio, el nudo, ahogando, ya no ahoga tanto. "Este año vamos a presentar un superávit de 700.000 euros" y afirma que no hay ningún milagro, sino "no hacer locuras, no gastar más de lo que debes. Hemos logrado incrementar la recaudación sin subir impuestos. Hicimos una inspección y descubrimos bloques que nunca habían pagado el IBI. No se trata de cobrar más a la gente que ya paga, sino a quien no paga. También hemos bajado mucho la ratio del pago a proveedores. Podemos tardar tres meses, por eso hemos conseguido bajar mucho los precios a base de negociar ".

Pero esto son pequeñas batallas ganadas. Otras no se pueden ganar. Sin estar limpios, por ejemplo, no se puede acceder a las ayudas de la ITI o a determinados talleres de empleo. "Ya no tengo el agobio de las nóminas y no estamos generando deuda, salvo la que no podemos pagar , que es la de Seguridad Social. Para eso tenemos que poner encima de la mesa 7 millones, que es lo que recaudamos en todo el año. Hemos elevado a la FEMP una propuesta elaborada por mí sobre la deuda. ¿Generamos 4,5 millones de PIE? Pues venga, no nos den ese dinero, cojan parte de ese dinero y refinancien la deuda antigua, limpien nuestra ficha, y el Estado se asegura de que no se genere deuda nueva. No lo han tenido en cuenta".

La propuesta barbateña tiene bastante lógica, al igual que la tiene su intento de pagar. "Si no estamos al día con esto es porque no hemos podido salvar el problema y el Estado tampoco nos lo soluciona. Estamos arreglando nuesttros problemas internos, con quien nos ha dejado hemos cumplido con la deuda, por ejemplo con la Diputación, a la que debíamos 2,2 millones. Con la Hacienda andaluza debíamos 3,6 millones y de la Patrica (juinta) les devolvemos 80.000 euros, así que lo estamos arreglando. Esto es lo que planteábamos con la PIE pero no dejan. Si nos hubieran dejado hacer la operación del Fondo de Ordenación le deberíamos el dinero a un banco, no al Estado".

Molina mira a sus diez unidades urbanísticas que tiene para desarrollar. De ahí espera oxígeno, pero mientras a ahorrar un euro de donde sea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios