La deflagración de una bombona obliga a parar y desalojar la central de Arcos

  • Se produjo durante la sustitución de botellas de hidrógeno y aunque causó un pequeño incendio no hubo heridos

La central de ciclo combinado de Arcos vivió ayer el primer incidente desde su entrada en funcionamiento en el año 2004. El escape de hidrógeno de una bombona durante una maniobra de reposición provocó dos deflagraciones sucesivas que incendiaron el vehículo que transportaba las botellas e hizo saltar las alarmas en las instalaciones de Iberdrola.

El fuego causó una densa humareda pero fue controlado y sofocado rápidamente, primero por personal de la propia planta, y luego por la dotación del Consorcio de Bomberos de la provincia que, procedente de los parques de Arcos y Jerez, se desplazó con tres vehículos hasta la planta.

El suceso se produjo a las 14:10 horas, en un momento de baja actividad laboral, y en uno de los viales exteriores de la central, lo que minimizó el riesgo y las consecuencias. Pese a ello, Iberdrola paró los grupos en funcionamiento y activó el pertinente Plan de Autoprotección. Desalojó a los cuarenta empleados que se encontraban en las instalaciones y después de dar aviso a los servicios de emergencia, puso en marcha "las medidas de seguridad previstas para la protección de personas, bienes materiales y medio ambiente", según explicó la compañía en un comunicado.

En su intervención, los efectivos de Bomberos, que coordinaron el desalojo de la planta, emplearon 5.000 litros de agua. Además, revisaron si había heridos o atrapados, algo que finalmente no ocurrió. Por su parte, Emergencias del 061 sólo tuvo que atender a uno de los trabajadores que sufrió una crisis de ansiedad. También llegó a la central la Policía Local, que analiza las causas que provocaron el fuego, al igual que Iberdrola, que ha abierto una "investigación detallada" para determinar si se debió a una bombona defectuosa y para identificar el fallo exacto que provocó la deflagración.

La dirección de la compañía apuntó que la situación "quedó normalizada a las 14.45 horas", 35 minutos después de iniciarse el incendio, gracias a que "los medios técnicos y humanos" movilizados "funcionaron correctamente". Además, la empresa que dirige Ignacio Galán y que se ha convertido en los últimos años en una de las primeras productoras de ciclo combinado del país, aclaró que el incidente no tuvo "ninguna repercusión exterior ni afectó a la seguridad del sistema eléctrico y al suministro a clientes". Sólo se vieron perjudicados cuatro módulos de 25 botellas de hidrógeno cada uno, según el parte de Bomberos.

Mientras se esclarece el origen del suceso, la central térmica volverá hoy a entrar en funcionamiento, ya que el incendio no ha causado ningún tipo de daño en los equipos que integran los tres grupos generadores de electricidad de la planta, que suman una potencia de 1.600 megavatios, la mayor instalada en el país.

La planta de Iberdrola, que arrancó en 2004 y está a pleno rendimiento desde 2006, tuvo el año pasado una producción cercana a los 3.600 gigavatios hora, lo que representa el 5,3 por ciento del total nacional suministrado a través de este sistema energético basado en el uso combinado de gas y agua. La plantilla se compone de cien trabajadores, de los que 60 son propios de Iberdrola Generación y de origen gaditano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios