Diego Peces. Secretario provincial de MCA-UGT

"Con los datos del paro en la mano es difícil ser optimistas a corto plazo"

  • El nuevo responsable del Metal ugetista reconoce la dificultad de la situación y sigue apostando por el sector naval como la base del mercado laboral en la Bahía. Pide la implicación directa de la banca

Comentarios 7

Acaba de llegar procedente de la sección sindical de UGT en el astillero de San Fernando. Desde el pasado 6 de marzo, cuando se celebró el noveno congreso de MCA-UGT en la provincia, Diego Peces ocupa la secretaría general de Industria en el sindicato provincial con un objetivo: relanzar el sindicato, acercarlo a la calle y estar presentes en todos los conflictos.

-¿Cómo ha dejado al astillero?

-Yo creo que bien, con los compañeros que estaban conmigo, pero con la incertidumbre de qué va a pasar en el futuro. Ahora hay carga de trabajo, pero el medio y largo plazo son preocupantes.

-¿Qué es lo más inmediato que reclama a Navantia?

-Lo primero es que se firmen y se acuerde ya la segunda fase de los Buques de Acción Marítima (BAM), que es una carga de trabajo comprometida en los acuerdos de 2004, cuando Izar desembocó en Navantia. Ahí se contemplaban cuatro más 10 BAM, que serán para renovar los patrulleros antiguos del año 70. También se contemplaba la modernización de la flota, se están reparando las fragatas y sería muy buen que entrara el Príncipe de Asturias, beneficiaría a la industria auxiliar.

-Cuando llega a MCA-UGT, ¿qué es lo más urgente que hay que solucionar?

-Además de la destrucción de empleo en la construcción, está el tema del CBC en El Puerto. Es un problema que no termino de entender porque, en el sector naval, los problemas llegan por falta de carga de trabajo pero aquí no es así, aquí sí la tienen. Lo que parece es que la empresa matriz, Airbus, quiere desprenderse de plantilla con el famoso plan Power-8 y después subcontratar a un coste más bajo. Las declaraciones que hizo Ureña no las entiendo: habla de una productividad del 120% y yo no conozco ninguna fábrica que tenga productividad por encima del 100%.

-¿Cómo ve la solución dada a los ex trabajadores de Delphi?

-Se le dio la que se pudo en aquél momento. Entonces no teníamos encima la losa de la crisis como ahora y los sindicatos y la adminstración buscaron la salida menos traumática. Eran muchos trabajadores los que se quedaban en la calle y no se sabía qué hacer con ellos.

-¿Y hoy se sabe?

-A una parte se le ha dado solución con la prejubilación; otra parte se recolocará en Alestis, se esperan otros proyectos que ojalá cuajen e ir recolocando. Si lo de Alestis sale bien quedarían menos de 600 por recolocar.

-Dicen que ya se ha tocado techo con el paro. ¿Dónde está el techo en esta provincia?

-Somos campeones del paro hace mucho tiempo. Llevo escuchando lo del monocultivo industrial desde que tenía 18 años y voy a cumplir 50. Cuando llegó General Motors a principios de los 80, que después fue Delphi, hubo que darles muchas facilidades, lo que hizo falta, para crear empleo. Había muchos planes para la Bahía para no tener esa dependencia del sector naval y estamos en las mismas que hace 25 años.

-Según los datos de la EPA del primer trimestre, tenemos más del 31% de tasa de paro. ¿Cádiz no tiene solución?

Es difícil ser optimista con los datos en la mano o pensar que tiene solución a corto plazo. Todos somos conscientes de que venimos de una crisis global, pero lo que hace falta es que el capital privado tire de todo esto. A ello se une la falta de crédito, muchas pymes se están viniendo abajo por falta de apoyo de las instituciones financieras. Necesitamos de una banca que ayude, sea pública o no. Lo primero es cortar la reducción de empleo y después comenzar a recuperarnos y, de momento, no veo recuperación de ningún tipo.

-Al final, lo que más empleo tiene y lo que más estabilidad crea son los astilleros...

-Es así. Tenemos más de 5.000 operarios de industria auxiliar más 1.800 de plantilla. El otro día me preguntaban de dónde puede venir la alternativa y eso sólo puede llegar porque Navantia se consolide como empresa, que el Gobierno entienda que el sector naval es estratégico y que en la Bahía no sólo es estratégico, sino vital. Además, ahí se ve la función social de la empresa pública. Cuando una empresa como Navantia crea 5.100 empleos además de la plantilla propia, más proveedores, está creando mucha riqueza.

-Parece que todo tiene fin en 2012.

-Sí. A final de este año, Puerto Real estará mal y en 2011, fatal. En San Fernando se alargan un poco más los contratos, pero tampoco tiene nada nuevo. Estamos esperando que Navantia firme los contratos con Australia para poder hacer aquí las lanchas de desembarco, pero parece que el Gobierno de Australia quiere que parte se haga allí, y eso nos puede fastidiar.

-¿Ha llegado el momento de salir a la calle para protestar?

-Hemos tenido una reunión conjunta parte de las ejecutivas de CCOO y UGT con las secciones sindicales de los astilleros. Hemos hecho una primera reunión, queremos abrir otra vez la vía de contactos políticos de Diputación hacia arriba, hacia los que gobiernan en Sevilla y Madrid. Reforzaremos lazos, seguramente hagamos una asamblea conjunta de delegados y no descartamos medidas como paros o lo que se decida. Ya hemos dado un primer paso.

-¿Cómo está la Sierra de Cádiz?

-Estuve en Villamartín, poniéndome al día. Allí lo que manda es la construcción y lo que está claro es que el desempleo va creciendo. Muchos trabajadores se fueron a trabajar a la costa a la construcción, eso se paró y han vuelto, pero ahora no hay donde trabajar, pocas salidas hay.

-¿Qué le dice a los parados de esta provincia?

-He aprendido a no prometer lo que no se pueda cumplir ni a dar falsas esperanzas. Sí decirles que aunque parezca que no se hace nada ni nos preocupamos, sí se hace, pero el problema es muy gordo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios