El cuatripartito solicitará a la Junta que financie la planta de transferencia

  • El Ayuntamiento cederá los terrenos necesarios · También pedirá a Diputación que habilite el acceso sur a Miramundo · El sellado del vertedero de La Victoria, obligado por Ley, podría retrasarse a mayo

La Delegación municipal de Medio Ambiente va a poner en marcha una serie de actuaciones y medidas con objeto de buscar una solución de futuro al depósito de las basuras y residuos que genera la localidad.

Entre estas medidas, según adelantó ayer el responsable del área, José Pedro Butrón, destaca la intención de solicitar a la Junta de Andalucía que financie la construcción de la futura planta de transferencia, una solución que permitirá abaratar los costos que conlleva el traslado hasta Miramundo.

De igual modo, y con respecto precisamente a esta última instalación, desde la Delegación municipal de Medio Ambiente se va a solicitar a la Diputación provincial de Cádiz que "cumpla la promesa realizada en su día y que habilite el acceso sur a Miramundo".

Esta actuación permitiría reducir el trayecto de los más de 40 kilómetros que hay que cubrir actualmente para llegar a Miramundo a unos diez o doce si se hiciera desde la carretera de Medina, tal y como contempla la propuesta del ente provincial.

Ello conllevaría una importante reducción de costos, al igual que sucedería con la planta de transferencia. Además, actualmente la flota de Urbaser no está preparada para afrontar los traslados hasta Miramundo, según explicó ayer José Pedro Butrón. Por ello, se hace necesaria la construcción de una planta de transferencia, con objeto de que los vehículos puedan depositar las basuras. Allí serían compactadas y cargadas en camiones de mayores dimensiones, que serían los encargados de trasladarlas hasta Miramundo.

El cuatripartito, por su parte, ya ha asegurado que va a "poner el suelo necesario a disposición de la Junta", una oferta que, según Butrón, "no había realizado el anterior equipo de gobierno".

La planta de transferencia requeriría entre 15 y 20 mil metros cuadrados de parcela y estaría ubicada "en una zona alejada de núcleos poblados", según especificó ayer Butrón.

En cuanto al sellado del vertedero de La Victoria, el cuatripartito está a la espera de que la Junta de Andalucía apruebe conceder una moratoria sobre la orden de cierre ya dictada. Independientemente de esta decisión, el gobierno municipal estima que los trabajos de sellado podrían iniciarse finalmente en torno al próximo mes de mayo, situándose su costo total por encima de los dos millones de euros.

Ambas actuaciones, la construcción de la planta de transferencia y el sellado del vertedero de La Victoria, están motivadas por una serie de obligaciones tanto legales como técnicas.

En primer lugar, a partir del próximo día 1 de enero de 2008 entrará en vigor la nueva Ley de Calidad Ambiental de la Junta de Andalucía, basada en la normativa europea, mediante la cual se prohibe enterrar cualquier tipo de residuos, incluidos los escombros. Por este motivo, la Junta de Andalucía ha ordenado ya el sellado del vertedero de La Victoria.

Por otra parte, es obligada la construcción de la planta de transferencia por cuanto no sólo supondría un elevado costo el traslado hasta Miramundo, sino que además sería imposible realizarlo de forma adecuada con los vehículos que posee actualmente la empresa concesionaria, Urbaser.

Para hacer frente a estas actuaciones existen, sin embargo, una serie de obstáculos, principalmente de índole económico.

En este sentido, José Pedro Butrón ha denunciado "la falta de previsión del anterior equipo de gobierno, que pese a conocer el cierre del vertedero de La Victoria no tenía preparado absolutamente nada de cara al futuro".

En lo que a la cuestión económica se refiere, Butrón asegura que "el nuevo equipo de gobierno se ha encontrado con una herencia de casi ocho millones de euros de deuda".

El principal problema radica en que para proceder al sellado del vertedero de La Victoria, que está localizado en terrenos de propiedad privada, hay que hacer frente primero a la deuda existente con la empresa Biorreciclaje, que es la encargada de la gestión. Esta deuda asciende a 1,2 millones de euros. Además, y en lo que respecta a la situación económica de Chiclana Natural, "no es oro todo lo que algunos decían que relucía", apunta Butrón, quien pone como ejemplo "los tres millones de euros que se le adeudan a Urbaser, los 2,2 que se le deben a Vertresa y el millón que tiene pendiente de cobro Vertresa".

Estas circunstancias, además de los dos millones de euros estimado de presupuesto, podrían retrasar el sellado del vertedero de La Victoria hasta el mes de mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios