El cuatripartito no estima prioritario terminar la Gran Plaza a corto plazo

  • Las carencias detectadas en el proyecto y las incógnitas que se mantienen sobre el diseño final, principales motivos · El ascensor y la lámina de agua se han ejecutado sin prever antes la toma de luz

El proyecto que el anterior equipo de gobierno socialista tenía contemplado para la Gran Plaza sobre el río Iro quedará inconcluso, al menos a corto plazo, según las previsiones que maneja el cuatripartito y que están fundamentadas en las numerosas deficiencias técnicas detectadas y en las incógnitas que se han planteado sobre su diseño final.

A esta circunstancia se une, además, el hecho de que el gobierno municipal cuatripartito no considera "prioritario" el proyecto "teniendo en cuenta la de temas importantes que hay que resolver antes", según ha puntualizado la delegada de Grandes Proyectos, Teresa Ruiz-Sillero.

En este sentido, la edil popular ha querido dejar claro que "es más importante resolver por ejemplo el futuro de la Ronda Oeste, el desarrollo de Miralrío o la terminación de las obras del Mercado antes que un proyecto que no debió ejecutarse nunca, si tenemos en cuenta las carencias que tiene la ciudad en numerosos apartados".

En lo que respecta a las carencias detectadas en el proyecto, la edil responsable del área señala, por ejemplo, que "no estaba prevista ni tan siquiera la toma de luz para el ascensor y para la lámina de agua", lamentando en este sentido que "lo peor de todo es que ni tan siquiera había partida presupuestaria contemplada, por lo que habrá que plantearse ahora cómo se hace frente a ese gasto, que va fuera de presupuesto de la obra".

De la misma forma, también se reconoce desde el cuatripartito que el diseño final de la plaza no está "nada claro" por cuanto hay varios aspectos que no convencen a los actuales responsables municipales.

El objetivo municipal es "introducir cambios en el proyecto, pero para ello es necesario desviar técnicos municipales a este cometido y en la actualidad no es posible, primero por falta de personal y, segundo, porque hay otros asuntos prioritarios que necesitan mayor dedicación. Creo que eso es algo que puede entender todo el mundo".

Asimismo, también está por decidir qué va a suceder con la Alameda del Río, ya que el objetivo municipal es eliminar los edificios existentes en la actualidad, incluyendo la pajarera, con objeto de que pueda ser contemplada en su totalidad desde la Gran Plaza.

En este apartado, el cuatripartito se encuentra en una disyuntiva, por cuanto es necesario solicitar permiso a Costas para proceder al derribo de estas pequeñas edificaciones al encontrarse las mismas en zona de dominio marítimo-terrestre. Según Ruiz-Sillero "también aquí nos encontramos con que hay asuntos más importantes que tratar con Costas, como es el futuro de Sancti Petri o el paseo marítimo, además de otras actuaciones de gran envergadura, por lo que no creo que se deba perder tiempo ahora en un asunto minúsculo, como es el derribo de estas casetillas".

Otro de los grandes problemas de esta actuación es, según asegura la edil popular, que "ningún técnico municipal conoce a ciencia cierta cuál es el proyecto completo ni hasta donde abarca debido a que era el propio José María Román el que se encargaba directamente del mismo. Por eso, no podemos ir a nadie a preguntarle qué falta ni a quién corresponde ejecutar tal o cual actuación".

En cualquier caso, Ruiz-Sillero reconoce que "la gran sufridora de todo esto es la empresa Construcciones Vera, que se está viendo seriamente perjudicada al retrasarse la culminación de los trabajos. De todas formas, la empresa va a ejecutar hasta donde le corresponde, según el compromiso adquirido en su día".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios