La crisis inmobiliaria empuja a dos empresas de Jale a suspender pagos

  • Amuerga y Jale Construcciones presentan la solicitud de concurso de acreedores

Dos empresas del Grupo Jale se han visto abocadas a suspender pagas ante la crisis que atraviesa el sector inmobiliario. Se trata de Inmobiliaria Amuerga S.L. y Jale Construcciones S.A.U..

Según informaron ayer desde el grupo que preside el empresario José Antonio López Esteras, , estas dos empresas "han decidido presentar de manera voluntaria la solicitud de Concurso de Acreedores ante el Juzgado de lo Mercantil de Cádiz ayer (por anteayer), día 26 de febrero". En cualquier caso, han querido dejar claro que " estas compañías son las únicas que se acogen a esta figura jurídica dentro de las varias sociedades que pertenecen a este holding familiar".

La causa de esta decisión, agregaron desde el grupo en un comunicado de prensa, "es la imposibilidad de atender a corto plazo los compromisos de pago, y ello debido principalmente a la situación de estancamiento en el mercado inmobiliario, la situación de desconfianza general de las entidades financieras, y los retrasos en las aprobaciones de determinados proyectos inmobiliarios". De todos modos, el Grupo Jale se ha apresurado a matizar que la situación que ha empujado a dos de sus empresas a suspender pagos "se entiende como claramente coyuntural, ya que la situación patrimonial de estas empresas es sólida".

"Las compañías prevén intensificar sus esfuerzos en un ambicioso plan de desinversión en activos inmobiliarios, consistente básicamente en suelo residencial y terciario, así como hoteles, que permita disminuir su deuda con las entidades financieras y garantizar la continuidad de las actividades afectadas por esta decisión", se agrega en el comunicado.

En último término, desde Jale apuntan que "los administradores de ambas sociedades lamentan el daño que esta decisión que se han visto abocados a tomar por las causas expuestas pudiera causar a terceros y confían en que la decisión adoptada no afecte al mantenimiento de las actividades principales de ambas sociedades manifestando su firme voluntad de darles continuidad".

La suspensión de pagos de estas dos empresas se produce poco después de que Jale haya traspasado al BBVA el buque insignia de su cadena de hoteles, el Monasterio San Miguel, en El Puerto, a través de un sistema de renting para obtener liquidez para afrontar la difícil situación financiera del grupo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios