La crisis dispara la oferta de mano de obra en la vendimia

  • Ocho mil jornaleros, la mayor parte de la Sierra, trabajarán en el Marco de Jerez

Comentarios 1

Los capataces de las viñas del Marco de Jerez las pasaron canutas durante años para completar las cuadrillas de jornaleros dispuestos a hacer la campaña de la vendimia, que otrora despertaba el interés de parados, principalmente estudiantes y universitarios, que sacaban un dinero extra atendiendo las labores de corta de la uva o las auxiliares en bodegas para hacer frente a sus gastos.

Ahora, las bodegas y viñistas tienen las cuadrillas cerradas desde hace tiempo, ya que repiten año tras años con jornaleros llegados, sobre todo, de los pueblos de la Sierra de Cádiz, hasta completar los 8.000 que atenderán las necesidades de las viñas del Marco. La crisis ha acabado de un plumazo con la escasez de mano de obra que caracterizó durante años la vendimia del Marco, pero la crisis estructural que atraviesa el sector ha puesto freno a la demanda. Las cosechadoras mecánicas, que este año completarán la recolección de unas 3.000 hectáreas -el 30% de la superficie total- siguen ganando terreno a la recolección manual, que a su vez se caracteriza por el gran aumento de mujeres. Y mientras en el Marco escasea la demanda, la vecina Francia ha lanzado una campaña para la captación en Andalucía de mano de obra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios