Un consorcio de empresas ofrece ocho millones por la maquinaria de Delphi

  • Esta oferta, que excluye los inmuebles del fabricante de componentes para el automóvil, compite con otra hecha por la matriz norteamericana, que propuso 4,2 millones de euros por una parte de los equipos industriales

Un consorcio formado por la empresa catalana Ferbosa-Industriactiva y la estadounidense Hilco Industrial ha presentado una oferta de ocho millones de euros por toda la maquinaria y bienes de equipo que tenía el proveedor automovilístico Delphi en la factoría de Puerto Real.

La propuesta, a la que ha tenido acceso Efe, fue presentada la semana pasada ante el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Cádiz, que tramita la insolvencia de la planta.

Esta oferta, que excluye los inmuebles e inmovilizados inmateriales del fabricante de componentes para el automóvil, compite con otra hecha por la matriz norteamericana, que propuso 4,2 millones de euros por una parte de los equipos industriales.

El consorcio ha prometido pagar al contado los ocho millones de euros, que se abonarán cuando la administración concursal de Delphi firme el contrato de compra-venta.

La oferta se ha presentado después de que a finales de abril, el Juzgado de lo Mercantil de Cádiz autorizara a Delphi Automotive Systems España, S.L. a vender los equipos industriales de su planta de Puerto Real bajo la supervisión de los administradores concursales.

Los sindicatos, trabajadores y algunos de los acreedores personados en el expediente se habían opuesto a la enajenación, por estimar que resultaba contraria al acuerdo al que llegaron con la administración autonómica.

La titular del juzgado de lo Mercantil número uno de Cádiz, Nuria Orellana, requirió a la Junta de Andalucía un informe sobre si la maquinaria y bienes de equipo cuya venta se solicitaba resultaban necesarios para el desarrollo de futuras actividades industriales.

La administración autonómica concluyó en el documento que la transmisión de la maquinaria «lejos de contrariar el acuerdo de julio de 2007, resulta necesaria y facilitará el desarrollo de futuras actividades industriales».

En su auto de abril, la jueza señaló que la venta de los equipos era «el modo más conveniente de conservación de la masa activa», ya que tenían un uso «muy restringido, bien limitado a la fabricación exclusiva de la actividad de chasis y 'steering', bien limitado a actividades de soldadura y análisis metalúrgico».

La jueza consideró «fundamental» para tomar su decisión la posición de la administración concursal y de la Junta de Andalucía, «organismo que ha asumido el compromiso de acometer nuevos proyectos industriales en la planta de Puerto Real», que cerró en mayo de 2007 cuando tenía 1.600 empleados.

Delphi, hasta 1999 subsidiaria de General Motors, se declaró en suspensión de pagos en Estados Unidos en octubre del 2005, lo que provocó la caída de la planta de Puerto Real.

La empresa estadounidense tenía previsto salir de la suspensión de pagos gracias al fondo de inversiones Appaloosa Management y otros inversores, que finalmente anunciaron en abril que no proporcionarían la financiación necesaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios