Los concursos de acreedores bajan en Cádiz a niveles previos a la crisis

  • La provincia acaba el año en la posición número 30 de toda España en número de procedimientos

Comentarios 2

La provincia de Cádiz no presentaba unos números similares, en cuanto a declaración de concurso de acreedores se refiere, desde los años 2007 y 2008, justo antes del estallido de la crisis. La quiebra de empresas y de familias presentadas en el Juzgado de lo Mercantil a finales del pasado año 2017 fue de 55. Para encontrar un dato similar (como se aprecia en la tabla) hay que irse al año 2008, cuando fueron tan sólo 45. Además, a nivel nacional, el total de concursos registrados situó a Cádiz en el puesto número 30 de todo el país.

Desgranando estos datos, se comprueba que las quiebras declaradas por familias (personas sin actividad empresarial) fueron tan sólo tres en todo el año: una en el último trimestre de 2017 y otras dos en el segundo. Igualmente, hay que remontarse una década atrás para encontrar una cifra mejor a la del pasado ejercicio. Entonces, en 2007, el Juzgado de lo Mercantil de Cádiz se acababa de crear y prácticamente no atendió asuntos, que fueron llegando en tromba a partir de entonces.

Algo parecido ocurre con las empresas formadas por personas físicas, los autónomos. El año 2017 finalizó sin ningún trabajador por cuenta propia en el juzgado declarando un concurso de acreedores, algo que no ocurría, también desde hace una década.

Las sociedades de responsabilidad limitada (SRL) han sido las empresas que peor han acabado el año, con 47 declaraciones de concurso de acreedores. Sin embargo, pese a ser el dato más alto de los diferentes tipos de empresa, es la cifra más baja desde el año 2009, cuando en la provincia se dieron 42 quiebras de este tipo de sociedades.

Las sociedades anónimas (SA), por su parte, también acabaron 2017 con buenas sensaciones, ya que sólo tres tuvieron que declarar la quiebra en sede judicial. En la misma línea que las anteriores, hay que remontarse al año 2007 para descubrir un dato mejor. Entonces fueron dos.

El balance publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) descubre otros datos llamativos. Uno de ellos es el que se refiere al volumen de facturación de las empresas que se vieron envueltas en una quiebra. Algo que se repite en todos los años es que el mayor número de empresas son pymes, aquellas con una facturación anual que no supera los 250.000 euros. El año pasado estuvieron en esta tesitura 22 negocios en la provincia de Cádiz. En este caso, el INE no recoge cifras anteriores al año 2012 (de ahí hacia atrás aparece un cero). Todas las demás son peores que la correspondiente al pasado ejercicio (en 2014 llegaron a ser 51 negocios de esta clase).

No ocurre lo mismo con los siguientes escalones de facturación empresarial. Así, en el tramo que agrupa a las que van de los 250.000 a los 500.000 euros, fueron 10 las que el pasado año acabaron en el Juzgado Mercantil. Aquí, los años 2014 y 2015 fueron mejores. De las firmas que facturaron hasta un millón de euros en la provincia, cuatro acabaron en concurso de acreedores, el mejor dato de toda la serie histórica sin contar 2015, que también fueron cuatro. Algo que resalta en este apartado es que en 2017 no hubo ninguna empresa en la provincia que se declarara en quiebra facturando más de 10 millones de euros. No ocurría lo mismo desde el año 2006.

Por último, el INE estudia el impacto de la crisis en las empresas según su antigüedad. El año pasado, las que más sufrieron fueron las más jóvenes, aquellas que no tenían más de cuatro años de vida: 14 de las 53 (el 26,4%) declararon su concurso de acreedores. Pero también las más expertas tuvieron que reconocer la quiebra. Así, y sólo en 2017, hubo ocho negocios en esta situación que llegaban a los ocho años de existencia; otros ocho que tenían entre nueve y 12 años de vida; siete empresas que llegaban a los 16 años; y cuatro que sobrepasaban los 20 años de funcionamiento en la provincia.

Este último apartado sobresale porque, aunque el INE no va más allá de 2012, el dato de quiebra de empresas con dos décadas fue en 2017 el más bajo hasta ese año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios