Los concesionarios respiran al final con una caída moderada del 13,9%

  • El año termina con 21.416 matriculaciones en la provincia y una clara reactivación tras el verano gracias a las ayudas del Gobierno. Ford se alza como la marca más vendida

Los concesionarios vuelven a operar con cierto sosiego. Las ayudas estatales han resultado ser un bálsamo perfecto para el negocio del motor, uno de los más mermados por la paralización del consumo, y la tabla de salvación de un ejercicio que comenzó con unos resultados funestos y unos pronósticos fatales.

En 2009, la provincia registró 21.416 matriculaciones, sólo un 13,9% menos que el año anterior. El descenso no deja de ser importante, sobre todo porque supone 15.000 coches menos que en 2007 -el último año de bonanza económica-, pero es considerablemente inferior al que soportó esta industria hasta la primavera, cuando entró en vigor el llamado Plan 2000E. Entre enero y mayo, los concesionarios sólo vendieron 6.812 vehículos, mientras que entre junio y el pasado mes de noviembre llegaron a 14.235, más del doble.

El programa de estímulo público "ha tenido el efecto positivo esperado" y ha permitido salvar un periodo muy complicado que amenazaba con llevar a la quiebra a los primeras empresas de compraventa de automóviles. Ninguna ha llegado a caer, según destacaba recientemente el presidente de la patronal nacional Faconauto, el gaditano Antonio Romero-Haupold, y la recuperación, de continuar esta tendencia positiva en el mercado, podría comenzar el próximo verano, lo que, a la postre, permitiría a los establecimientos reanudar la contratación de personal.

El plan de estímulo público del Ministerio de Industria ha favorecido esta reactivación de las ventas en el segundo semestre. Tras el verano, todos los meses han experimentado un incremento interanual de las ventas. En diciembre, el último cerrado, la subida ha sido del 31,3% y, nuevamente, los turismos menos contaminantes -beneficiarios del Plan 2000E- han sido los más demandados. De hecho, sólo sigue cayendo el segmento de aquellos que emiten más de 160 gramos de CO2 por kilómetro, que suelen corresponderse con vehículos de mayor potencia y también precio.

El impacto del programa de ayudas ha sido especialmente efectivo entre los particulares porque en este canal se han comercializado 19.120 coches y la comparativa con el año pasado es mucho mejor, con un bajada inferior al 5%. En cambio, las ventas a empresas y las destinadas a las flotas de alquiler no han llegado a las 2.300 unidades y continúan en un rimo de caída superior al 50%.

En la carrera entre fabricantes, Ford se ha impuesto en la provincia a Renault y Citroën (líderes nacionales) con 2.158 operaciones cerradas durante el año pasado, sobre todo de sus modelos Ka y Focus. Le siguen Citroën, con el C3 y C4; y Volkswagen, con el Polo y el Golf.

Si se mira además al resto de provincias andaluzas, Cádiz ha tenido un comportamiento positivo aunque no destacado, ya que los mejores -o menos malos- balances se han dado en Granada (-7,5%), Córdoba (-10,3%) y Jaén (-11,9%). En cambio, Málaga (-44,4%) y Huelva (-23%) no han podido remontar como el resto y tendrán que esperar a este año, en el que seguirá en vigor el plan de incentivos.

Faconauto ha reiterado la importancia de alargar el periodo de ayudas para garantizar la recuperación del sector y, además, hace hincapié en el incremento de la recaudación tributaria que también proporciona al Estado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios