El comité de Comes, que encabeza CGT, pide al obispo que medie

  • Alega que están en jaque el futuro de 300 familias y la seguridad de los viajeros

Comentarios 3

El comité de empresa de Transportes Generales Comes decidió remitir "hoy mismo" sendos escritos al consejero de Empleo, Antonio Fernández, y al obispo de Cádiz y Ceuta, Antonio Ceballos Atienza, para que "medien" e insten a la empresa a sentarse a negociar para poner fin al conflicto laboral abierto en relación al convenio colectivo.

Antonio Obregón, miembro del comité de empresa, explicó que han acordado recurrir al obispo para que se implique "en la medida de sus posibilidades" ya que el conflicto afecta "a más de 300 familias" de los trabajadores y a "la seguridad de todos los viajeros" que utilizan este servicio ya que, por ejemplo, él mismo realizó antes de ayer "una jornada laboral de 14 horas".

Al consejero andaluz de Empleo le reclaman una reunión "con la mayor brevedad posible" ya que, como Administración, tiene la "potestad" para sentar a los consejeros y delegados provinciales de Empleo y Transportes, a los representantes de los trabajadores, al comité intercentros y a la dirección de la empresa. Es decir, a todas las partes implicadas para poner fin a una situación "insostenible".

Del mismo modo, Obregón explicó que el mañana retomarán sus movilizaciones con dos paros parciales de 6.00 a 9.00 horas y de 18.00 a 21.30 horas, cuando los trabajadores y sus familias se concentrarán en las terminales de la empresa en Cádiz y Algeciras.

Por otro lado, señaló que el delegado provincial de Obras Públicas y Transportes, Pablo Lorenzo, ha citado al comité de empresa a una reunión que tendrá lugar a las 9.30 horas del martes y esperó que sea para "aportar alguna solución" y no para instarles a "desconvocar los paros por la cercanía con las elecciones" porque, según dijo, ya lo hicieron una vez y "ahora no estamos dispuestos a ceder".

Por otra parte, Obregón se quejó de las pegatinas publicitarias con el lema Vota PSOE' que llevan los autobuses en sus lunas traseras. Aseguró que son "ilegales" porque "atentan con la seguridad", ya que impedirían la rotura de las lunas, que son salidas de emergencia, en caso de accidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios