El caso del alijo de fajos de billetes

  • La Audiencia juzga a 2 portugueses y 2 ingleses por lavar dinero del narcotráfico, un asunto que comenzó con un coche que transportaba 125 millones de pesetas

Noviembre de 2001. Un control rutinario de la Guardia Civil en Puerto Real y un automóvil de alquiler con matrícula de Portugal en el que viajan un inglés y un portugués con dos bolsas de lona: en una, más cuarenta fajos de billetes de 10.000 pesetas, de 5.000, de 2.000 y de 1.000; en otra, otros cuarenta fajos. Total, casi 126 millones de pesetas. Así comienza el relato del escrito de acusación que el próximo día 29 sentará en el banquillo de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cádiz a cuatro acusados de blanquear dinero del narcotráfico.

El fiscal pide cinco años de prisión para los cuatro procesados: P.R.B. y E.F.A., los dos que viajaban en el coche, y el inglés T.C. y el portugués C.A.P., a quienes condujo después la investigación, que ha bloqueado 254.589 dólares y 379.543 euros en cuentas abiertas por el último en dos bancos españoles .

El escrito de acusación relata que tras ser detenido en el control en Puerto Real, P.R. explicó que el dinero lo había recibido en la localidad portuguesa de Marina de Vilamoura de manos de C.A con el encargo de trasladarlo a La Línea y allí cambiarlo a pesetas. Que la operación ya la había realizado en otras ocasiones y que a cambio recibía 300.000 escudos.

Además de los fajos de billetes, en el vehículo fueron hallados seis teléfonos móviles y cuatro tarjetas telefónicas sin usar.

El fiscal narra que el asunto pasó al Juzgado de Instrucción Número 1 de Puerto Real y que, junto con P.R., allí se personó T.C. en enero de 2003 y se hizo pasar por el propietario del dinero localizado en el automóvil. Que aportó varias fotocopias que según él lo acreditaban, pero que el juez consideró que no era así.

El escrito de acusación explica que P.R. tiene antecedentes por delitos contra la salud pública (tráfico de drogas) y que en la localidad portuguesa de Faro, ese procesado estaba acusado en un asunto de tráfico de drogas por adquisición de cuatro kilos de hachís.

El acusado C.A., indica el fiscal, tiene antecedentes por delitos de robo con violencia y uso de armas en los años 1998, 2000 y 2003. Según la calificación provisional, ese procesado tiene dinero en efectivo en cuentas corrientes abiertas en entidades bancarias españolas cuya procedencia no ha acreditado.

El fiscal estima que los hechos constituyen un delito de receptación en su modalidad de blanqueo de capitales derivados del narcotráfico del que considera responsables a los cuatro procesados. Pide para cada uno de ellos cinco años y seis meses de prisión y multa de 1,6 millones de euros. También el comiso del dinero hallado en el coche y el de las cuentas bancarias de C.A. o bien que sea aplicado al pago de la multa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios