El bipartito PA-PP cumple un año de gestión bajo la presión de los retrasos

  • El gobierno compartido entre andalucistas y populares agota su primer año de mandato con el reto de 2010 como objetivo prioritario y envuelto en polémica por las demoras y la subida de impuestos

La alianza entre andalucistas y populares cumple hoy un año al frente del gobierno de la ciudad. Hace ya un año de la celebración del tenso pleno de investidura de Manuel de Bernardo como alcalde de La Isla con el apoyo del grupo de Carmen Pedemonte. Y el primero de los cuatro años de este nuevo gobierno no ha estado exento de polémica: la demora que acumulan las actuaciones pendientes, la batalla social planteada por los colectivos ciudadanos por la subida de los impuestos, la incertidumbre ante el inminente inicio de las obras del tranvía o la imposibilidad de acometer ni una sóla inversión de todas las contempladas en los presupuestos de 2008 por el plan de reequilibrio económico y financieron son sólo algunos de los temas que más se han debatido a lo largo de estos doce meses.

Pero también hay una mayor estabilidad política y un reto, el Bicentenario de 2010, que empieza a despegar con actuaciones ilusionantes -sobre todo relativas a la recuperación del patrimonio- y que cuentan con la colaboración de las administraciones central y autonómicas bajo el amparo que le brinda a La Isla el Consorcio y la Comisión Nacional.

A pesar de que durante este primer año han sido continuos los rumores acerca de la ruptura del Bipartito, la estabilidad de la política municipal ha sido una de las notas predominantes tras el convulso mandato del gobierno en minoría que el PA inició en 2003. La Isla goza ahora de una 'tranquilidad política' que llegó a añorar en el mandato anterior en el que las iniciativas, casi por sistema, quedaban bloqueadas una detrás de otra. El acuerdo llegó a ser prácticamente imposible. Y si lo había, no tardaba en romperse.

Ahora, la mayoría de los votos permite a PA y PP actuar con tranquilidad, quizá con demasiada, y -prácticamente- obviar a un PSOE relegado a la oposición, que se empieza a resentir de su papel de crítico y censor.

Pero la sensación de los isleños sigue siendo negativa. El 2010 no ha conseguido prender todavía la llama del entusiasmo para combatir la apatía característica de una ciudad, asediada por la falta de actividad económica que arrastra ya una larga crisis. Proyectos hay muchos -el tranvía y la peatonalización, nuevas áreas industriales (Fadricas II), el Janer- pero ninguno se ha puesto todavía en práctica y ha demostrado con sus resultados que La Isla tiene futuro.

Se echa en falta agilidad en actuaciones de las que se habla desde hace años y que ya se 'vendían' en el mandato anterior. Tampoco se ha conseguido avanzar en las negociaciones para la recuperación de terrenos militares y en la relaciones -siempre difíciles- con el Ministerio de Defena.

Pero, ¿se trata sólo de la gestión desarrollada por la Administración local o existe realmente un bloqueo, como argumenta el Bipartito, por parte de los gobiernos central y autonómico? La postura varía, depende de quién la cuente.

Para el portavoz socialista, Fernando López Gil, el primer año de gobierno del Bipartito ha puesto en evidencia lo forzado del pacto entre PA y PP. Frente a una gestión puramente continuista de la que desarrollan los andalucistas desde hace dos décadas -según el PSOE- "ha crecido en la ciudad un deseo de cambio". López Gil, de esta manera, alude a lo insólito de una plataforma como es la de Movimiento Ciudadano, que aglutina a prácticamente todos los colectivos sociales que existen en la ciudad y que está en contra de la política del Bipartito y demanda una mayor participación.

El portavoz del Gobierno, el andalucista Francisco José Romero, valora sobre todo la estabilidad política que le proporciona el pacto de gobierno y alude a "proyectos ilusionantes" que se van a poner en marcha de cara al Bicentenario de 2010. Romero, precisamente, alude a los temidos y debatidos retrasos en las actuaciones para el Diez y recuerda que, precisamente, el Consorcio dio un paso de gigante el pasado viernes al desbloquear varios proyectos y dar cuenta de lo avanzado de otros.

En los mismos términos se expresa también la líder del PP isleño, María del Carmen Pedemonte, que valora la gestión desarrollada durante este primer año de mandato y augura buenos tiempos para La Isla de la mano de los retos del Diez. "Se ha demostrado que nuestro objetivo es trabajar por La Isla", afirma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios