Los apartamentos vacacionales ganan posiciones entre los turistas

  • Según datos del INE, los hoteles perdieron clientes en junio en favor de estos alojamientos

Clientes en unos apartamentos turísticos de la capital. Clientes en unos apartamentos turísticos de la capital.

Clientes en unos apartamentos turísticos de la capital. / lourdes de vicente

Los últimos datos aportados por Horeca en cuanto a la ocupación hotelera de lo que llevamos de verano ponen de manifiesto una menor llegada de clientes a este tipo de alojamiento. Aunque el índice es solo unas décimas inferior al de 2016, quizá esté relacionado con el auge de los apartamentos vacacionales.

Así lo pone de manifiesto el informe elaborado por el Patronato Provincial de Turismo a partir de los datos del Instituto Nacional de Estadística. Las cifras, referidas al pasado junio, indican que buena parte de los clientes que perdieron los hoteles los ganaron estas viviendas.

Aumentaron tanto las pernoctaciones como el número de alojamientos registrados

Así, en ese mes previo a la temporada alta, se registraron en este tipo de alojamiento 16.990 personas, 2.602 más que el año pasado, mientras que los hoteles recibieron a 292.497 viajeros por los 293.608 de 2016, o sea, 1.111 personas menos. No obstante, esta sigue siendo la opción mayoritaria para los turistas que visitan la provincia.

Si el número de clientes descendió, aumentaron las pernoctaciones de las 853.861 del año pasado a las 911.909 de este, así como la estancia media (de 2,91 noches a 3,11).

Solo la cifra de clientes es negativa para los hoteles, ya que también se ofertaron más plazas (de 47.185 a 47.711), el grado de ocupación subió (del 59,33% de junio de 2016 al 63,01% de este mismo mes en 2017), abrieron más establecimientos (de 474 a 505) y se contrató a más personal (de 7.174 trabajadores a 7.366).

Los apartamentos, además de los clientes, crecieron en pernoctaciones (de 51.969 a 55.021), en plazas ofertadas (de 4.810 a 5.277), en establecimientos (de 1.254 a 1.384) y en empleo (de 368 trabajadores a 425). En el lado negativo, destaca que el grado de ocupación fue menor (del 35,75% al 34,40%) y la estancia media descendió (de 3,61 días a 3,24).

Los campings también siguen ofreciendo datos relevantes en cuanto a ocupación. El año pasado se alojaron en ellos 31.496 personas y este año lo han hecho 35.708, 4.212 más. Las pernoctaciones aumentaron de 87.828 a 103.123, la estancia media fue mayor (de 2,77 noches a 2,86) y tantos las plazas (de 7.060 a 7.131) como los empleos generados (de 270 a 275) crecieron.

Por último, los alojamientos rurales se sumaron a esta tendencia positiva al contar con 1.056 clientes más en junio y aumentar en 2.476 las pernoctaciones y en 54 los contratos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios